Enfermedad infantil y comportamiento

Ningún padre disfruta la idea de que su hijo caiga enfermo, y cualquier enfermedad puede causar pequeños cambios de comportamiento de tu hijo. Cuando la enfermedad es crónica, sin embargo, puede haber una serie de efectos adicionales, incluidos cambios de conducta más graves. Estos cambios pueden ir desde la depresión a la agresión. Existen múltiples mecanismos de defensa con los que pueden poner en su lugar a tu hijo, así como a ti como padre.

Depresión en la enfermedad crónica de un niño

Según el Dr. Richard Martini, las tasas de depresión en las enfermedades crónicas pediátricas van desde el 7 al 23 por ciento dependiendo de la enfermedad. Él dice: "Los niños con enfermedades crónicas revelan tendencias consistentes con la depresión en la población pediátrica general", y señala que los adolescentes son más propensos a sufrir de depresión que los varones adolescentes. Conoces a tu hijo mejor que nadie. Si percibes los cambios de humor, ponte en contacto con su médico para obtener ayuda.

Ira en la enfermedad crónica de un niño

Lo más probable es que tu hijo sienta ira en algún momento de su enfermedad, por lo que trata de estar preparado para la reacción y ser comprensivo con sus necesidades, no importa lo furioso que pueda aparecer exteriormente. Si tu hijo te dice: "No es justo que yo esté enfermo", reconoce que tu hijo dice lo correcto, Dale Perkel, un trabajador social clínico licenciado con base en Delaware, escribío en un artículo en el sitio web KidsHealth. "Es importante que los niños sepan que está bien sentir rabia por la enfermedad". Esto no significa, sin embargo, que la mala conducta deba permitirse o tolerarse. Mantener tu rutina disciplinaria normal, y de hecho cualquier rutina, es la mejor manera de hacer frente a cualquier actuación que tu hijo puede hacer.

Ayudar a tu hijo a lidiar

Permitir que un niño se hunda en sus sentimientos de ira y/o depresión es obviamente poco saludable, pero a veces la búsqueda de maneras de ayudarle a trabajar a través de estos sentimientos puede ser un reto. De acuerdo con la guía de información y apoyo para padres de la University of Michigan Health System, algunas de las cosas que puedes hacer son seguir participando y brindarle información, tener esperanza, escuchar y apoyarte en sus amistades. Puesto que estar enfermo puede interferir con las actividades extracurriculares y eventos sociales, los niños con enfermedades crónicas a menudo lloran la pérdida de sus amistades. La guía, titulada "YourChild", dice, "Mantener a los niños participando con sus compañeros y hacer esfuerzos adicionales para conservar esas conexiones pueden recorrer un largo camino para ayudar a un niño a hacer frente a una enfermedad".

Lidiar con una enfermedad crónica en un niño como padre

En primer lugar, asegúrate de que estás tomando cuidado de ti mismo, así como también de tu hijo. Según el Center for Effective Parenting, "Los padres que están agotados y estresados a menudo tienen dificultades para tomar buenas decisiones sobre el cuidado de sus hijos y son a menudo incapaces de proporcionar apoyo de calidad a sus hijos". Trata de encontrar un amigo de confianza para apoyarte y confiar. Si tienes a alguien fuera de la casa para ventilar tus ansiedades y temores, serás capaz de estar ahí con más fuerza para tu hijo. No temas tener miedo, pero recuerda que cuanto más fuerte seas, más fuerte será tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por darlena cunha | Traducido por verónica sánchez fang