No tengo energía para hacer ejercicio

Según señala el Dr. Robert W. Kenefick de la Universidad de New Hampshire, una de las razones más comunes por las que la gente no realiza ejercicios es debido a que no cuentan con la energía suficiente para hacerlo y la causa podría deberse tanto a la falta de motivación o pereza como a un cansancio real. Afortunadamente, estas barreras contra el ejercicio pueden ser contrarrestadas en una variedad de niveles.

Cansancio

Si constantemente te sientes demasiado cansado para hacer ejercicio, entonces considera que éste puede funcionar como un aumento en los niveles de energía, así como un mejoramiento del aumento de la capacidad pulmonar y del bombeo de grandes cantidades de sangre cargada de oxígeno hacia el cerebro, por lo tanto el cansancio puede ser combatido fácilmente a partir del ejercicio. Mantén tu ropa de gimnasia y tus zapatos deportivos a mano en todo momento y en un lugar visible en el hogar y llévalos en tu vehículo a tu lugar de trabajo. Examina tu horario de sueño para verificar si estás durmiendo bien durante la noche.

Pereza

A veces una percepción de falta de energía para hacer ejercicio es en realidad enmascara por la pereza. Si esto te suena familiar, trata de disminuir tus expectativas hacia ti mismo en relación con el ejercicio. Tal vez tu pereza sea una respuesta natural de agobio en relación con el deseo de alcanzar objetivos muy altos para realizar tus ejercicios. Si eres una persona organizada entonces trata de programar tu ejercicio tal como lo harías con cualquier cita importante y si te encuentras más laxo frente a los horarios, entonces toma la iniciativa cuando realmente te sientas más enérgico.

Motivación

Tener la suficiente energía para hacer ejercicio es un factor importante para realizarlo. Un estudio publicado por el "Journal of Sports Sciences" en el año 2006 encontró una relación entre "la motivación autodeterminada" y las conductas de ejercicio. Las preocupaciones relacionadas con el envejecimiento y la salud impulsan a muchas personas a hacer ejercicio, aunque no está bien esperar a que esto se genere para comenzar. Es probable que se aumente la motivación si tienes la actitud de que obtendrás una forma más saludable para alcanzar ciertas metas, tales como lucir la ropa que usabas hace 5 años o correr una maratón.

Química corporal

Los científicos han sabido por mucho tiempo que el ejercicio está asociado con la producción de las hormonas llamadas endorfinas, las cuales están relacionadas con el hecho de "sentirse bien", ya que sus propiedades ayudan a levantar el ánimo. Las endorfinas ayudan a reducir el estrés, a mejorar los reflejos y la concentración, mientras ayudan a aliviar el dolor, proporcionando un efecto analgésico. Si crees que el hecho de sentirte bien te da energía y que el mejoramiento de tu estado de ánimo te la brinda, entonces esta sería otra manera por la cual el ejercicio en sí mismo podrá generar más energía para tu cuerpo.

Factores fisiológicos y dietéticos

Ciertos factores fisiológicos que afectan los niveles de energía de las personas tales como el metabolismo y los rasgos genéticos no pueden ser modificados. Sin embargo, puedes modificar tu dieta para darle más energía a tu cuerpo, la cual puedes obtener en los alimentos que contienen carbohidratos, mientras que las azúcares refinadas sólo producen energía rápida. Especialistas en nutrición, tales como Susan Mills-Gray de la universidad de Missouri recomiendan alimentos y líquidos ricos en carbohidratos antes y después del ejercicio para mantener los niveles de energía adecuados.

Más galerías de fotos



Escrito por sage kalmus | Traducido por john font