Cómo empujar un bebé en el parto

A menudo, los medios representan la etapa de puja del parto -también llamada la segunda etapa del parto- como algo parecido a un evento deportivo. Las personas de apoyo están animando, pujando junto con la futura madre y respirando tan rápidamente como para desmayarse. Pero pujar dura y prolongadamente podría no ser lo mejor para la madre o el bebé. Pujar con suavidad y retrasar la puja, en el caso de la anestesia epidural, podría reducir el riesgo de lesiones en la mamá y el bajo nivel de oxigenación en el bebé.

Espera a la dilatación completa

Durante el parto, el cuello del útero se dilata a 10 cm antes de que la cabeza del bebé puede descender a la vagina y al mundo. Si se puja antes de la dilatación completa, el borde o labio de cuello uterino delante de la cabeza del bebé se pueden hinchar. Esto puede retrasar el progreso del trabajo de parto, ya que la cabeza del bebé no va a ser capaz de pasar por el labio. Puede que tengas que esperar a que la hinchazón baje antes de poder empezar a empujar de nuevo, lo que puede ser incómodo si tienes una fuerte necesidad de pujar. Espera hasta que tu médico te dé el visto bueno para pujar.

Espera para pujar con una epidural

Retrasar la puja con la epidural se ha convertido en una técnica aceptada en los partos hospitalarios. En lugar de pujar cuando llegas a la dilatación completa, el equipo médico puede darte instrucciones para descansar por una hora o dos antes de empezar a pujar, una técnica llamada "retraso de parto". Debido a que la anestesia epidural embota la sensación de pujar por que te entumece debajo de la cintura, esperar no suele ser incómodo. El bebé desciende por la fuerza de las contracciones, y cuando la cabeza está más baja, puedes empujar con más eficacia porque sientes mejor la cabeza del bebé.

Aguantar la respiración

La técnica de pujar originalmente implicaba respirar profundamente y mantener el aire todo el tiempo que podías, empujando hacia abajo con todas tus fuerzas. Sin embargo, esto puede reducir el flujo de oxígeno al bebé. La prolongada retención de la respiración reduce la duración de la segunda etapa sólo 13 minutos, y representa un riesgo para el feto. La práctica más actual implica que la mujer aguante la respiración durante no más de 5 a 6 segundos -la duración natural de retención de la respiración, de acuerdo con "Labor and Delivery Nursing: Guide to Evidence-Based Practice".

Uso de la gravedad

La gravedad ayuda a mover a tu bebé a través del canal de parto. Acostada sobre tu espalda no hace nada para ayudar al descenso. Sentada, de pie o en cuclillas, si nos ha tenido una epidural o pujar de costado son todas las posiciones más eficaces, así como más beneficioso para ti y tu bebé. Pujar con las piernas mantenidas contra tu estómago podría ser incómodo para ti y también podría aumentar la posibilidad de desgarros del perineo, área entre la vagina y el recto. Cambiar de posición con frecuencia para ayudar a tu bebé a navegar por el canal del parto y eligir las posiciones que te hagan sentir más cómoda puede ayudar a tus esfuerzos de puja.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por natalia pérez