¿Cuándo empezar yoga prenatal?

La mayoría de las mujeres deben hacer ajustes a su nutrición y a su régimen de ejercicio cuando quedan embarazadas. El yoga puede ayudar a que el cuerpo se relaje y mantener tranquila la mente, ayudando a las mujeres a ajustarse a los cambios y al estrés por los que pasará su cuerpo. Una vez que te enteres que estás embarazada, pregúntale a tu doctor sobre comenzar clases de yoga. Muchos hospitales, gimnasios y clínicas de la salud ofrecen clases de yoga prenatal, que se centran alrededor del embarazo y difieren de las clases de yoga regulares. Si participas en estas últimas, dile a tu instructor que estás embarazada.

Comienzo

Muchas mujeres eligen el yoga para lidiar con el estrés de las fluctuaciones hormonales y los cambios corporales. Con el permiso de tu ginecólogo, puedes comenzar con yoga en cuanto te enteras que estás embarazada, que es normalmente durante el primer trimestre. El yoga prenatal es seguro para hacer durante todo el embarazo. Tus primeras clases te enseñarán las posturas básicas del yoga y los beneficios asociados con cada una de ellas. Los movimientos de yoga prenatal tienen consideraciones especiales para tu vientre que va en aumento. Las posturas que requieren doblarse se hacen mejor cuando las haces a la altura de tus caderas y no en la cintura, evitando presionar tu abdomen y las costillas. Cuando realices posturas de contorsión, haz el giro a la altura de los hombros y espalda, y no en la cintura, según Baby Center.

Qué evitar

Aunque los movimientos de yoga son fluidos y suaves, en tu segundo trimestre habrá una mayor presión y peso sobre tu útero a medida que el bebé va creciendo. Por esta razón, debes evitar los ejercicios arduos de yoga. El yoga prenatal está diseñado para ser suave con tu abdomen y espalda. Evita las posturas que requieren que estires los músculos de tu espalda o abdominal, como las inclinaciones hacia atrás, la postura del camello, las paradas sobre las manos y la cabeza. Después de tu segundo trimestre, usa una silla para ayudarte a equilibrarte mientras haces las posturas en posición vertical. Evita el bikram, o yoga caliente, porque se hace en una sala muy calurosa y puede poner en peligro el crecimiento y desarrollo de tu bebé.

Beneficios

El yoga prenatal puede mejorar tu experiencia de embarazo. Los que lo promueven dicen que puede mejorar el sueño, ayudar con la respiración y la relajación, reducir el estrés y la ansiedad, fortalecer los músculos para el parto y reducir el riesgo de trabajo de parto antes de término, según la Mayo Clinic. El yoga también es benéfico para reducir los síntomas de embarazo como el dolor de espalda, las náuseas y los dolores de cabeza.

Consideraciones

Algunas condiciones, como los desgarros o la separación de la pared del útero, la preeclampsia, el parto antes de término o una rúptura del saco amniótico, te impedirá participar en el yoga.

Más galerías de fotos



Escrito por sharin griffin | Traducido por maría marcela mennucci