Cómo empezar a correr luego de recuperarse de un calambre en la pierna

Cuando eres un corredor, tus piernas están ansiosas por salir al camino, encontrar su paso y recorrer millas. Pero si eres un corredor lesionado, recuperándote de una condición como los calambres en las piernas, es importante tomar un descanso y regresar a tu programa de entrenamiento después que tus calambres se hayan curado. Los calambres en la pierna ocurren cuando los tendones, los músculos, el hueso y otros tejidos que rodean a la tibia se inflaman por el uso excesivo o el ejercicio intenso. Ellos necesitan tiempo para sanar, y entonces puedes regresar lentamente a la carrera.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Obtén la aprobación de tu doctor para correr de nuevo. Si empiezas a correr demasiado pronto antes de que tus calambres en las piernas se hayan curado correctamente, dañarás aún más los tejidos y causarás más inflamación (por no decir dolor). Antes de empezar a correr, asegúrate de que todo el dolor se haya ido, y pide un chequeo de tu médico y su permiso para reanudar el programa de ejercicio para evitar más lesiones.

  2. Revisa tus zapatos. Los calambres en las piernas pueden ocurrir por un calzado que no ofrece suficiente apoyo o amortiguación, y la American Academy of Orthopaedic Surgeons, o AAOS, sugiere tener en cuenta que los calambres en la pierna son más comunes en personas con pie plano o arcos muy rígidos. Si tus zapatos no están siendo útiles, invierte en un par que se adapte bien y te ofrezca un buen apoyo y una gran amortiguación para absorber el impacto durante la carrera.

  3. Crea un plan para incrementar gradualmente la velocidad y la distancia. Incluso si estás en buena forma antes de sufrir los calambres, tus piernas necesitan adaptarse despacio a medida que retomas tu rutina de correr. Comienza sólo caminando por unos días. Crea un plan que arranque lentamente y corre distancias cortas. Observa cómo lo soportan tus piernas. Con el tiempo, poco a poco puedes correr más rápido y añadir una mayor distancia a las carreras regulares mientras fortaleces los músculos para evitar la repetición de los calambres.

  4. Realiza estiramientos, usa hielo y trata bien a tus piernas. Recuerda tomar más tiempo para calentar y estirar los músculos, sugiere la AAOS. Busca señales de dolor, y deja de hacer ejercicio tan pronto como sientas alguna molestia. Si deseas mantener la inflamación y los calambres a raya, intenta aplicar hielo después de una carrera.También puedes tomar un medicamento antiinflamatorio no esteroide o AINE, para controlar el dolor y la inflamación.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por mar bradshaw