Cómo empacar palos de golf para viajar en avión

Escrito por Lola Steinbeck | Traducido por Elizabeth Funes
Quizás no disfrutes completamente el campo de golf sin tus palos. Asegúrate de que lleguen sanos y salvos.
flashfilm/Lifesize/Getty Images

Cuando los espacios abiertos de tu campo local comienzan a parecerte demasiado familiares, puede que necesites hacer un viaje de golf. Elegir el destino puede ser difícil, pero la peor parte es la de empacar los palos. Para el día de esta publicación, la guía de la Transportation Security Administration permitía llevar dos palos de golf a bordo como equipaje de mano. Esto estaría bien si podrías hacer 18 hoyos sólo con un palo número 7 y un putter. Para la mayoría de los jugadores que juegan con un set completo, aquí verán que su equipo puede completar el viaje sin dañarse.

Elige el bolso de viaje perfecto basándote en tus necesidades y presupuesto.
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Decide si usarás una bolsa de viaje dura o blanda. Elige la bolsa dura si te preocupa la protección de los palos. Si quieres que el almacenamiento sea más fácil y económico, elige la bolsa blanda, que es más liviana. Si viajas por una semana o más y planeas llevar muchos otros artículos en el equipaje, ahórrate el dolor de espalda comprando un bolso con rueditas.

Coloca el bolso de golf (con los palos dentro) en la bolsa de viaje. Deja cubiertas para cabezales en los palos.

Los cabezales protectores te ayudarán a proteger tus palos de los daños del vuelo.
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Evita que los palos se choquen entre sí envolviéndolos con impermeable, telas o plástico de burbujas.

Llena el espacio entre el bolso de golf y el bolso de viaje con toallas limpias y secas u otras telas.

Consejo

Si no sabes qué tipo de bolso comprar, consulta a un representante de tu tienda local.

Revisa la guía de la aerolínea para equipaje registrado antes de empacar tus palos de golf. Muchas compañías tienen límites de peso estrictos, lo que significa que podrías terminar pagando un cargo por pasarte del peso además de la tasa por revisar tu bolso.

Antes del viaje investiga los campos en los que planeas jugar y decide qué palos puedes dejar.