¿Cómo empacar los medicamentos para un viaje aéreo?

Desde los analgésicos para el dolor de cabeza hasta la insulina para salvar vidas, es raro que un viajero salga de su casa sin algún tipo de medicamento. Algunas de las normas de la Administración de Seguridad del Transporte parecen complicadas o estrictas, pero la TSA no te impedirá viajar con toda la medicación que necesitas para un vuelo. El embalaje de estas sustancias exige dos consideraciones: mantener los medicamentos a salvo y en buen estado, y empaquetarlos de manera que los agentes de la TSA aprueben su transporte. La mayoría de los viajeros verán que embalar los medicamentos correctamente no toma más de unos pocos minutos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Recipientes (opcional)
  • Cinta adhesiva (opcional)
  • Marcador permanente (opcional)
  • Cinta (opcional)
  • Bolsas de plástico
  • Bolso más fresco aislado
  • Bolsas de gel congelada

Instrucciones

  1. Guarda las pastillas con receta y de venta libre en sus envases originales siempre que sea posible. No combines varios tipos de píldoras en un frasco para ahorrar espacio, porta cada frasco original. Si no tienes los envases originales, empaqueta cada tipo de píldora en un contenedor aparte.

  2. Si ya no tienes el envase original, etiqueta los recipientes de píldoras tú mismo. Usa cinta adhesiva y un marcador permanente, o escribe una etiqueta con cinta adhesiva en el recipiente. Incluye tu nombre, el nombre del médico, el nombre del medicamento y la información de dosificación recomendada. La TSA no exige que los medicamentos estén etiquetados, pero te beneficiará hacerlo de todas formas, tanto para asegurarte de que está utilizándolos de forma segura, como en el caso de que los funcionarios de la ciudad de destino puedan requerir que los medicamentos ingresen etiquetados.

  3. Coloca todos los medicamentos que no vengan en forma líquida, en gel o en aerosol en tu equipaje de mano. Si ocupan demasiado espacio, es posible llevar un suministro de los medicamentos necesarios para dos o tres días en recipientes separados para acomodarlos en el equipaje de mano, y el paquete con el resto de la medicación en el equipaje facturado. Estas sustancias no tendrán que ser retiradas del equipaje de mano cuando lo revisen a través de la máquina de rayos X.

  4. Reúne todos los medicamentos necesarios en líquido, gel o aerosol. Si los recipientes son de menos de 3.4 onzas cada uno y todos los contenedores caben en una sola bolsa de plástico de una onza, podrás empacarlo en el equipaje de mano. Tendrás que portarlos de de manera que puedan ser revisados en el escáner por separado del resto del equipaje de mano, y si lo deseas, también puedes solicitar que estos recipientes sean revisados manualmente. Empaca los frascos que superen las 3.4 onzas en el equipaje facturado, o colócalos todos en una bolsa de plástico dentro del equipaje de mano. Al presentarte ante los agentes de seguridad, saca esta bolsa y aclárale al agente que estás portando medicamentos líquidos, en gel o en aerosol que requieren ser revisados manualmente.

  5. Mantén los medicamentos refrigerados hasta que llegue el momento de salir hacia el aeropuerto. Coloca compresas de hielo en gel completamente congelado en un bolso separado más fresco y pon allí tus medicamentos. Estos paquetes pueden ser de cualquier tamaño, siempre y cuando estén congelados al pasar el control de seguridad, de lo contrario, la TSA los tratará como material líquido. Presenta tus medicamentos refrigerados a un agente para que sean revisados manualmente.

  6. Almacena todos los suministros que necesites para usar tus medicamentos, como jeringas o IV bags (bolsas de suero y similares), en su embalaje original o en cajas resistentes para asegurarse de que no van a ser aplastadas durante el vuelo. Guarda una cantidad apropiada de estos suministros para al menos unos cuantos días en el equipaje de mano, de nuevo asegurándote de sacar estos elementos de la bolsa y avisarle oportunamente al agente que los estás llevando.

Consejos y advertencias

  • Pregunta a tu médico antes de viajar qué medicamentos deben mantenerse frescos. Él te podrá indicar cómo comprobar si tu medicamento se está manteniendo lo suficientemente fresco durante el viaje, y puede ofrecerte consejos específicos de embalaje de acuerdo a los medicamentos que necesitas.
  • Pídele a tu médico una copia de las recetas para los medicamentos o suministros que vas a transportar antes de volar a un país extranjero, tal como sugiere la aduana y protección fronteriza de Estados Unidos.
  • Si tu suministro de medicamentos es más complejo que un simple frasco de pastillas, no pierdes nada con pedirle al médico una carta explicando por qué necesitas cada uno de los medicamentos y suministros adicionales y para qué tratamiento suelen utilizarse. Esto es especialmente conveniente si estás llevando jeringas.
  • Algunos medicamentos que son legales en los Estados Unidos están prohibidos en otros países. Por ejemplo,en Japón no se permite el ingreso de inhaladores y algunos medicamentos para la alergia, y los viajeros que vuelan con jeringas deben solicitar un certificado de importación antes del viaje. Cuando viajes al extranjero, ponte en contacto con la embajada del país tan pronto como sea posible para averiguar si habrá algún problema si llevas el equipo médico que necesitas.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por vittore notabene