Cómo empacar una corbata

Ya sea que tus corbatas sean de seda, algodón, poliéster o cualquier otro material, empacarlas de manera incorrecta puede dar lugar a que se arruguen. Puedes alisar tus corbatas con la plancha o al vapor, pero si quieres evitar el trabajo extra, empácalas en una bolsa, maleta de viaje, o incluso en una caja, si te vas a mudar, para que lleguen sin arrugas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Zapato o chaqueta con bolsillos
  • Caja de corbata

Instrucciones

  1. Enrolla la corbata antes de embalarla. Extender tu corbata plana en una maleta o caja la hará más propensa a las arrugas. Para enrollar la corbata, sostén el extremo delgado en una mano con los dedos y dejar que el resto caiga sobre tu mano. Gira la corbata ajustada alrededor de tu mano, asegurándote de que no queden pliegues a medida que la enrollas. Desliza la corbata de tu mano para empacarla.

  2. Coloca la corbata enrollada en un zapato o en el bolsillo de una chaqueta para viajar. Asegúrate de que la corbata se ajuste perfectamente al bolsillo o al zapato para que no se desenrolle durante el viaje.

  3. Compra una caja para la corbata si prefieres empacar tus corbatas desenrolladas. Estas cajas tienen dos correas que la sujetan en su lugar. Dobla la corbata por la mitad y luego colócala perfectamente debajo de las correas. Coloca la caja de la corbata en una bolsa, maleta o caja.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por jane laury