Cómo empacar la bolsa del gimnasio

Ir a un gimnasio no tiene sólo que ver con lucir bien. El ejercicio también ayuda a aumentar la potencia de tu cerebro, a reducir la grasa corporal y a mejorar tu metabolismo, por nombrar sólo algunos de sus muchos beneficios. Empacar el equipo adecuado en tu bolsa del gimnasio es esencial para realizar un entrenamiento saludable, seguro y efectivo.

Comienza sobre una buena base


Las mejores bolsas de gimnasio están hechas de tela antimicrobiana.

Cualquier tipo de bolsa puede servirte para llevar tus cosas al gimnasio, incluso una bolsa de papel o plástico de las que se consiguen en las tiendas de comestibles, aunque eso no significa que esas sean las mejores opciones. Lo ideal es elegir una bolsa de tela antimicrobiana en lugar de una de lona tradicional. Esto ayuda a combatir los malos olores que suelen estar presentes en la mayoría de los vestidores de los gimnasios. Para una mayor practicidad, procura que tu bolsa deportiva tenga múltiples bolsillos para que tengas dónde acomodar todos tus artículos personales y tu equipo de ejercicio.

Vístete para el éxito


La ropa ajustada evita que te atores en los equipos de ejercicio.

Selecciona ropa y accesorios diseñados específicamente para el tipo de ejercicio que vas a realizar. Por ejemplo, debes usar guantes especiales para cargar peso si vas a trabajar levantando de pesas, o un gorro de baño y goggles de protección si vas a nadar. En la mayoría de los escenarios de entrenamiento, debes usar ropa ajustada, ya que la ropa muy holgada puede atorarse en los equipos de ejercicio y plantear un peligro para tu seguridad. Dobla la ropa y coloca cualquier articulo plano en el fondo de tu bolsa. Esto ayuda a mantener el peso bien equilibrado en la parte inferior. Empacar la ropa en la parte superior puede crear desequilibrio y facilitar que maleta se caiga de donde sea que la pongas.

Pon en cuarentena esos zapatos


La Harvard Medical School recomienda reemplazar los zapatos que usas en el gimnasio cada seis meses, o cada vez que sientas que la capacidad de amortiguación se está agotando.

Guarda tus zapatos del gimnasio en una bolsa de plástico resellable. Esto evita que las bacterias y los olores se propaguen al resto de tu equipo de entrenamiento, y también mantiene en un solo lugar cualquier resto de suciedad que pueda estar en las suelas. Acomoda los zapatos en la parte inferior de la bolsa junto con la ropa.

Haz que tu bebida sea para llevar


Mantente saludable hidratándote durante el ejercicio.

Usa una botella de agua reutilizable e idealmente, colócala en un bolsillo impermeables si es que tu bolsa tiene uno. Empacar agua suficiente para beber durante tus sesiones de ejercicio es esencial para mantener una función muscular saludable. La buen hidratación ayuda con la síntesis de proteínas y también permite eliminar los residuos generados durante el proceso mientras estás haciendo ejercicio. El American Council on Exercise recomienda beber 10 onzas de agua cada 10 minutos mientras haces ejercicio, por lo que debes empacar una botella de agua lo suficientemente grande como para que no tengas que interrumpir tu rutina para correr a una fuente de agua para rellenar tu botella.

Lleva a tu DJ personal


Escuchar música mientras haces ejercicio puede mejorar tu resistencia.

Carga con unos auriculares y un equipo de música portátil, no importa si se trata de un reproductor de MP3 o de un smartphone con biblioteca de música incorporada. Coloca estos y otros artículos personales similares en un bolsillo lateral de tu bolsa para que tengas acceso a ellos rápidamente y no tengas que localizarlos en el compartimento principal. Es un hecho que la música ayuda a mejorar tu desempeño global y tu resistencia, en parte, al distraer tu cerebro y evitar que preste demasiada atención a los primeros signos de fatiga.

Cosas en las que quizá no habías pensado


Ten siempre una toalla a la mano para limpiar el sudor.

Cada gimnasio es diferente y ofrece servicios y tarifas específicas. Si el tuyo te cobra por utilizar toallas limpias, seguramente querrás llevar tus propias toallas, una para limpiar los equipos antes y después de haber sudado en ellos y la otra para usar en el vestidor si planeas darte una ducha antes de irte. Dobla tus toallas y mantenlas en la parte inferior de tu bolsa junto con tu ropa. Además, considera empacar toallitas desinfectantes si tu gimnasio no te las ofrece. Estas ayudan a destruir los virus comunes que se encuentran en los equipos y aparatos de gimnasio.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por pei pei