Embarazo e hinchazón después de comer

Tu cuerpo cambia de muchas formas durante el embarazo. Uno de los cambios que podría ser muy aparente desde el principio del embarazo es que tu tracto digestivo baja su ritmo se ralentiza considerablemente para ayudar a extraer los nutrientes de los alimentos. Desafortunadamente, esto puede dar paso a la incomodidad de la hinchazón y gases después de comer.

Tu digestión

Durante el embarazo, las hormonas ralentizan tu tracto digestivo. Esto hace que el alimento permanezca más tiempo en el intestino, lo que permite maximizar la eficiencia de la digestión y el proceso de absorción. Como resultado, se extraen más nutrientes de los alimentos y se absorben hacia el torrente sanguíneo en mayor medida de lo normal. Sin embargo, mientras más tiempo permanezca la comida en el tracto digestivo, es más probable que experimentes hinchazón, gases, estreñimiento y otros trastornos digestivos.

Hinchazón

La sensación de hinchazón proviene de la formación de gas en el intestino. Tu intestino contiene muchas bacterias nativas, es decir, de origen natural y no patógenas. Sobreviven al digerir los trozos no digeribles de los alimentos que pasan a través del sistema. Sin embargo, medida que digieren este sustancia alimenticia producen subproductos gaseosos que se acumulan en el intestino, lo que lleva a la formación de burbujas de gas y la sensación de gases o hinchazón. Tu intestino al trabajar de manera lenta durante el embarazo permite a las bacterias digerir una gran cantidad de sustancia alimenticia y por lo tanto forma una gran cantidad de gas.

Otras consideraciones

Otra razón por la cual podrías experimentar hinchazón después de comer es en el caso que estés tomando vitaminas prenatales con tus comidas. Éstas vitaminas contienen una gran cantidad de hierro, que exacerba la ralentización del tracto intestinal, según explica Heidi Murkoff y Sharon Mazel en su libro "Qué esperar cuando estás esperando" (What To Expect When You're Expecting). Podrías experimentar menos hinchazón si bajas la dosis a la mitad y la tomas de manera separada.

Prevención/solución

Si bien es difícil evitar la ralentización del tracto digestivo durante el embarazo, puedes reducir la hinchazón al mantener tu sistema digestivo tan funcional como sea posible. Beber mucha agua ayuda a acelerar el proceso de la digestión y puede reducir la formación de gas. También, aunque la bacteria pueda digerir la fibra y producir gas e hinchazón, la fibra también ayuda a tu tracto digestivo a trabajar de manera más eficiente, explican los Dr. Michael Roizen y Mehmet Oz en su libro "Tú: embarazada". Los alimentos ricos en fibra son las frutas, verduras y granos enteros.

Farmacéuticos

Si has tratado de ajustar tu dieta, pero todavía tienes hinchazón después de comer, trata de hablar con tu obstetra. Si bien todos los médicos son distintos, muchos te permitirán usar simeticona, que es un agente que alivia el gas y que es de venta libre. Ayuda a descomponer el gas en burbujas y reduce la sensación de hinchazón, que te proporcionará algo de alivio, según explican los Drs. Roizen y Oz.

Más galerías de fotos



Escrito por kirstin hendrickson | Traducido por mariajose mansilla