Cómo eliminar los lácteos para adelgazar

Los alimentos lácteos son una buena fuente de calcio y fósforo, dos nutrientes esenciales para tener huesos y dientes saludables, así como también una dosis de proteínas. Sin embargo, muchos lácteos también contienen grandes cantidades de calorías y grasas, lo que no es para nada apropiado para las dietas. Si estás tratando de adelgazar, deberás ingerir menos y quemar más calorías que las que comes. Eliminar los lácteos es una forma de lograr este objetivo, pero siempre habla con tu médico antes de comenzar un régimen para adelgazar o antes de eliminar un grupo completo de tu dieta.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Evita el queso. Por ejemplo, ordena tu comida mexicana sin la generosa pila de queso derretido. Eliminar una onza de queso cheddar te ahorrará 114 calorías y 9.4 gramos de grasa. Quitarle una onza de mozzarella a tu porción de pizza te ahorrará 85 calorías y 6.3 gramos de grasa. Evita cubrir la ensalada, la sopa y el chili con queso rallado. Retirar una onza de queso feta de tu ensalada griega, por ejemplo, e ahorrará 75 calorías y 6 gramos de grasa.

  2. Cambia tu vaso de leche habitual por una bebida sin calorías, como agua, café negro o té helado sin azúcar. Un vaso de 8 onzas de leche entera contiene 149 calorías, que pueden sumar mucho si consumes dos o tres tazas al día. La leche de almendras, de arroz o de soja son opciones adicionales, aunque también contienen calorías. Una vaso de 8 onzas de leche de soja, por ejemplo, tiene 73 calorías y 1.9 gramos de grasa, que aún así es mucho menos que la leche entera.

  3. Evita los postres a base de lácteos como el helado y el pudín. Éstos están cargados de azúcar, lo que aumenta el contenido calórico significativamente. Media taza de helado de vainilla, por ejemplo, contiene 137 calorías y 7.3 gramos de grasa.

Consejos y advertencias

  • Reemplaza el calcio que obtendrías normalmente de los lácteos por alternativas no lácteas. Según Harvard School of Public Health, los vegetales de hojas, el brócoli, las legumbres y el tofu son fuentes nutritivas de calcio no lácteas.
  • Incluso si eliminas los alimentos ricos en calorías de tu dieta, no bajarás de peso a menos que quemes más calorías que las que consumes. Si tu médico aprueba tu decisión de eliminar los lácteos, ten en cuenta que es posible que tengas que eliminar también los alimentos ricos en calorías, como las comidas rápidas, los postres y los cortes de carne con grasa para perder el exceso de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por paula santa cruz