Cómo eliminar el exceso de sal al cocinar

La sal a menudo rescata platillos insípidos. Sin embargo, añadir demasiada puede ocasionar que la comida sea insoportable, haciéndote luchar para revertir el desastre culinario. Esto puede pasar al malinterpretar una receta o si la tapa del salero se cae sobre la cacerola. Los sabores salados se concentran a medida que el líquido se reduce en una salsa, por lo que si añades más sal demasiado pronto terminarás con un platillo muy salado. Sea cual sea la causa, elige una forma práctica de reducir lo salado.

Sácala

No puedes simplemente sacar la sal adicional que ya está disuelta en un caldo o cazuela, pero es posible que puedas salvar el platillo con una acción rápida después de cometer el error. Si la tapa se cae del salero mientras la vertías o si accidentalmente la derramaste en vez de sacudirla, toma una cuchara rápidamente y saca el exceso de sal. No revuelvas el platillo, ya que esto permite que la sal se disuelva y se distribuya a través del mismo. Si no puedes sacar una cantidad suficiente de sal no disuelta, intenta sacar parte del líquido y los alimentos sólidos inmediatamente después de haberla derramado.

Acto de equilibrio

Los sabores fuertes como el azúcar, o los ácidos como el vinagre de sidra, el jugo de limón o el vino pueden ayudar a equilibrar el exceso de sal en un platillo. Si bien añadir otros sabores no reduce la cantidad de sodio en el platillo, esto puede ayudar a remover un poco del intenso sabor salado. Un poco de azúcar puede hacer mucho, así que comienza con una pizca de azúcar o un chorrito de vinagre. Prueba el platillo después de aproximadamente 1 minuto para darle tiempo a los ingredientes añadidos para que se intensifiquen. Añade un poco más a la vez hasta que logres los resultados deseados. Elige el ingrediente en base al tipo de platillo. Por ejemplo, el azúcar puede mezclarse bien con platillos de tomate como el chile, mientras que un líquido ácido podría ser mejor para los platillos con carne.

Cocina para un ejército

Una comida con exceso de sal para dos personas probablemente no sea apetitosa, pero podría ser adecuada si incrementas la receta para servir a 4 o 6 personas. Toma la receta original y duplícala o triplícala, añadiendo tantos ingredientes adicionales como sean necesarios hasta que logres el equilibrio deseado. Si bien es posible que no puedas comer todo lo que cocinaste de una sola vez, puedes guardarlo para el almuerzo del siguiente día o almacenar muchos alimentos en el congelador. En el caso de una sopa o guiso, esto es tan simple como añadir caldo sin sodio y más verduras. Si estás en la mitad de la preparación comienza un platillo separado y combina los dos cuando llegues a los mismos pasos. En muchos casos incluso puedes añadir algunas papas (potatoes) cortadas para absorber la sal adicional y retirar los pedazos de papa antes de servir.

Comienza de nuevo

Una sopa o guiso con mucho caldo o simplemente un platillo con mucho líquido que es reducido posteriormente en el proceso de cocción puede solucionarse fácilmente al verter el líquido adicional. Saca o vierte parte del líquido a través de un colador y deséchalo. Reemplázalo con líquido nuevo y añade otros condimentos según sea necesario para restaurar los sabores faltantes. Es posible que un poco de sal sea absorbida por la carne y los vegetales, especialmente si hierve a fuego lento durante un período largo de tiempo antes de que te des cuenta del error, pero la mayor parte de la sal debe estar concentrada en el líquido.

Más galerías de fotos



Escrito por amelia allonsy | Traducido por juliana star