Cómo eliminar los callos de manera permanente

Los callos son durezas que aparecen en los dedos y otras zonas del pie, apunta la Cleveland Clinic. Debido a la irritación continua, piel comienza a engrosarse y a endurecerse. Esta respuesta a la fricción o presión crónica, es un mecanismo de defensa con el que la piel se protege contra la formación de ampollas o úlceras que pueden infectarse. Si el problema no se controla, los callos pueden volverse dolorosos, dificultando así la caminata diaria. Pese a que es posible eliminarlos en casa, se recomienda que las personas con diabetes u otras condiciones que inhiban la circulación de la sangre, busquen asesoría con su médico para encontrar un tratamiento adecuado para su caso.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Talco para pies
  • Esponjas de espuma en forma de cuña para pies
  • Almohadilla protectora para callos
  • Piedra pómez
  • Jabón líquido
  • Plantillas para zapatos

Instrucciones

  1. Aplica un poco de talco astringente y usa calcetines de poliéster y algodón para reducir la transpiración, si es que este es un problema para ti. La irritación que resulta de la fricción y la acumulación de sudor contribuye a la formación de callos, así que usa diariamente un talco astringente para pies de venta libre, sugiere la Cleveland Clinic. El almidón de maíz o el polvo de piedra talco son otras opciones eficaces, apunta Suzanne M. Levine, podóloga del Mount Sinai Hospital en "The Doctors Book of Home Remedies". Ponte calcetines hechos de una mezcla de poliéster y algodón, ya que absorben la humedad de la piel de una manera muy efectiva.

  2. Reemplaza los zapatos que sean demasiado ajustados, especialmente si te aprietan en la punta, justo alrededor de los dedos. Según la información de la Cleveland Clinic, esta es la principal causa de los callos. Sin la eliminación de la fricción o presión que condujo en primera instancia a la formación de la lesión, el problema será difícil de eliminar y se te complicará mucho evitar que se repita.

  3. Usa una almohadilla protectora en torno al callo antes de intentar eliminarlo. Estos revestimientos en forma de rosquilla protegen la zona afectada evitando la irritación y previniendo el crecimiento. Elige una almohadilla que contenga ácido salicílico, que te ayudará a eliminar la piel muerta y a suavizar el abultamiento, recomienda la Nemours Foundation.

  4. Date un baño de pies con agua tibia y una pequeña cantidad de jabón líquido. Remoja tu pie con callosidad durante unos 10 minutos.

  5. Moja una piedra pómez y frótala suavemente a través del callo, realizando un movimiento de lado a lado. Enjuaga la piedra y tu pie periódicamente para eliminar los pequeños residuos de piedra pómez. Continúa hasta lijar el callo casi hasta la superficie. Ten cuidado de no alcanzar la capa sana de la piel.

  6. Continua usando una almohadilla protectora no medicada para callos alrededor del área tratada durante uno o dos días para evitar la irritación, la formación de ampollas o la recurrencia del problema.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por pei pei