Cómo eliminar las arrugas del sueño del rostro

Una buena noche de sueño te deja renovado, pero las líneas y arrugas molestas que se observan en toda tu cara, debido a la almohada que aplastaba tus mejillas durante toda la noche, es algo de lo querrás deshacerte lo más rápidamente posible. Se pueden aplicar algunas estrategias simples para reducir y eliminar estas líneas del sueño rápidamente. Con métodos de prevención y tratamiento, estas arrugas de aspecto siniestro se habrán ido para siempre.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

    Instrucciones

  1. Evita las arrugas del sueño, durmiendo sobre tu espalda y con almohadas de apoyo en torno a tu cuerpo, para evitar que duermas sobre tu estómago. Si tiendes a hacer esto, las líneas superficiales podrían llegar a ser más permanentes, por lo que la prevención es clave para evitar que éstas se desarrollen.

  2. Masajea suavemente las áreas, y da golpecitos sobre la piel varias veces en los pliegues hasta que comiencen a desvanecerse. Esto aumenta la circulación en la superficie de la piel, permitiendo que el flujo de sangre llene las arrugas de la piel rápidamente. El masaje aumenta la circulación donde se aplica la presión, y mueve los fluidos hasta la superficie de la piel, sugieren expertos de Alive.com.

  3. Salta hacia arriba. Haz unos cuantos saltos de tijera o trota por la mañana. Esto es para que tu ritmo cardíaco bombee sangre a todo el cuerpo y la cara, promoviendo una buena circulación a todas las células de la piel. El flujo de sangre ayudará a rellenar las arrugas cutáneas que se desarrollaron mientras dormías.

  4. Aplica bolsas refrigeradas de té verde o blanco debajo de los ojos y sobre las arrugas de la piel. Las propiedades de la cafeína y el antioxidante de estos tés funcionan como un vasoconstrictor, un antioxidante y un diurético, sugiere la revista "Allure". La reacción dará volumen a la piel afectada por la cafeína, reduciendo la aparición de arrugas superficiales.

Más galerías de fotos



Escrito por colleen meheen | Traducido por patricia a. palma