Cómo elegir un trampolín

Dada la variedad de trampolines disponibles en el mercado, encontrar el adecuado para ti significa comparar características y comprender lo que debes buscar. El proceso de compra puede requerir de tiempo y algunas veces llegar a callejones sin salida. Como en el caso de cualquier compra grande, deberás comenzar el proceso de compra con una idea sólida acerca de lo que constituye un trampolín bien hecho.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Selecciona un trampolín seguro. La estructura deberá estar fabricada de material resistente y sus uniones o soldaduras deberán estar lijadas. Si estos bordes están ásperos, podrían rasgar ropa y cortar a quienes usen el trampolín. Los bordes de los tubos también deberán tener un corte suave y estar libres de óxido. Si el trampolín presenta resortes, deberá venir equipado de coberturas para los mismos que los acolchen y ayuden a prevenir brazos rotos y otras lesiones. Busca un trampolín redondo, ya que los rectangulares tienden a crear rebotes peligrosamente altos.

  2. Compra un trampolín que sea del tamaño adecuado para tus necesidades. Los trampolines están disponibles en varios tamaños, en rangos generalmente de entre 6 y 17 pies de diámetro. Los trampolines se categorizan como miniatura, de tamaño medio o jumbo. Los trampolines miniatura (de 6 pies de diámetro) sirven para resistir a solo una persona a la vez. Si dos personas van a usar el trampolín al mismo tiempo, regularmente éste deberá tener entre 12 y 17 pies de diámetro o más o menos ser del doble de un trampolín miniatura.

  3. Busca trampolines sin resortes. Los resortes que se encuentran en los trampolines más tradicionales pueden ser peligrosos, incluso si están recubiertos con una superficie acojinada. Los trampolines sin resortes usan tiras de tela u otros tipos de materiales elásticos para lograr los mismos efectos que los resortes, aunque tienden a servir menos para el rebote que los trampolines tradicionales. La falta de resortes, sin embargo, significa que esta variedad es generalmente una alternativa más segura.

  4. Compra una cubierta para trampolín. Estas cubiertas están generalmente hechas de red y envuelven el perímetro del trampolín. Ayudan a mantener a las personas dentro del trampolín y evitar que caigan por el borde. Los trampolines que no cuenten con esta cubierta pueden ser peligrosos y conducir a lesiones innecesarias. Busca un trampolín que ya venga equipado con la cubierta, ya que esta pieza de equipo puede ser costosa si la compras por separado.

Consejos y advertencias

  • El tamaño de tu patio o el lugar en donde planees fijar tu trampolín ayudará a determinar qué tan grande deberá ser éste.
  • Cuando estés instalando tu trampolín, sigue cuidadosamente los pasos del manual de instrucciones. El saltarte este paso puede resultar en una instalación incorrecta, que podría resultar desastrosa y provocar lesiones. Instalar un trampolín puede ser muy difícil y es una tarea meticulosa. Valdría la pena contratar a un profesional.
  • Coloca el trampolín a nivel del suelo, preferiblemente en una plataforma de montaje.
  • Nunca permitas que nadie utilice tu trampolín durante periodos de mal clima o por la noche.
  • Siempre supervisa a los niños cuando estén usando el trampolín.

Más galerías de fotos



Escrito por kurt larsen | Traducido por reyes valdes