Cómo elegir una pantalla solar que no te provoque escozor en el rostro

La sensación de escozor en las mejillas y alrededor de los ojos puede hacer que la idea de usar pantalla solar en el rostro sea poco agradable. Afortunadamente, la ciencia de los protectores para el sol ha avanzado y se desarrollaron fórmulas que son mucho más suaves para el rostro. Hay dos tipos de pantallas solares: la física y la química. La primera evita que los rayos ultravioletas sean absorbidos, mientras que la segunda destruye los rayos que ya fueron absorbidos. La avobenzona, un componente de las pantallas solares químicas, es conocida por causar escozor. Al elegir un protector físico más suave puedes reducir la posibilidad de que el producto cause ardor en tu rostro.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Compra una pantalla sola que esté especialmente formulada para el rostro. Estos productos están diseñados para no causar escozor en la piel. También puedes usar una crema humectante común en el rostro, siempre y cuando contenga un protector solar.

  2. Busca fórmulas orgánicas, naturales y/o para la piel sensible cuando se trata de pantallas solares. Estas contienen menos cantidad de químicos nocivos que pueden ser los causantes del ardor.

  3. Al aplicarte la pantalla solar evita que entre en contacto con los ojos. Si usas un protector solar en aerosol en el cuerpo, considera aplicarte una fórmula en forma de loción en el rostro para hacerlo en forma más precisa. Las lociones también pueden ser menos irritantes que los geles, según una investigación realizada por la Texas A&M University.

  4. Mira los ingredientes de la pantalla solar. Tal vez tengas alergia o sensibilidad a un componente de la misma. Consulta al médico para que te realice una prueba de alergias u otro tipo de evaluación si continúas experimentando ardor e irritación.

Consejos y advertencias

  • No te rindas y salgas sin protección. Proteger la piel, especialmente la delicada del rostro contra los efectos dañinos de los rayos UV, es muy importante.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah barnes | Traducido por alejandra prego