Cómo elegir un buen probiótico

Los probióticos son microorganismos vivos y activos similares a los presentes en la flora intestinal humana. A menudo referidos como bacterias "amigables" o "buenas", los probióticos pueden ayudar a tratar y aliviar los síntomas de ciertos problemas de salud, como la diarrea, el síndrome del intestino irritable y reducir el cáncer de vejiga, según el National Center for Complementary and Alternative Medicine. Aunque los probióticos parecen ser beneficiosos, todavía se requieren más estudios. Debes, por lo tanto, consultar siempre a tu médico antes de elegir o tomar un probiótico.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Selecciona un probiótico que contiene la cepa Lactobacillus rhamnosus.

    Selecciona un alimento probiótico o suplemento que contiene la cepa Lactobacillus rhamnosus GG. Un estudio de julio de 2008 publicado en el "Journal of Clinical Gastroenterology" encontró que el LGG podría ayudar a aliviar los síntomas asociados con el eczema atópico y alergia a la leche en niños pequeños y bebés. Aunque todos los lactobacilos facilitan la digestión, esta cepa específica proporciona beneficios adicionales.

  2. Busca probióticos que contengan Streptococcus thermophilus.

    Busca probióticos con Streptococcus thermophilus, ya que pueden aliviar los trastornos derivados de la intolerancia a la lactosa y diarrea, de acuerdo con Missouri University of Science and Technology. Aunque ciertos streptococos son patógenos, esta cepa en particular puede promover la regularidad y la digestión.

  3. Usa suplementos de probióticos de bifidobacterias junto con otras bacterias buenas.

    Utiliza suplementos probióticos bifidobacterias solos o junto con otras bacterias amigables. Generalmente, las bifidobacterias están presentes en los yogures convencionales y bebidas de yogur. Estos microorganismos se producen naturalmente en el tracto intestinal y posiblemente pueden ser eficaces en la prevención de infecciones del revestimiento intestinal, la diarrea en bebés y del viajero, la colitis ulcerosa y en la reducción de los efectos secundarios de los agentes patógenos que causan úlceras. Especialmente tienes que utilizar este probiótico cuando sigues un tratamiento con antibióticos.

  4. Elige suplementos probióticos que contengan Saccharomyces boulardii.

    Elige los suplementos probióticos que contienen Saccharomyces boulardii. Los Saccharomyces pueden ser particularmente útiles en la prevención de la diarrea asociada a antibióticos, la diarrea infantil, la diarrea del viajero y en la prevención de la enfermedad intestinal causada por Clostridium difficile, según MedlinePlus. Este hongo se encuentra naturalmente en el lichi y la fruta del mangostán.

  5. También puedes consumir lácteos alternativos.

    Consume lácteos alternativos si prefieres evitar los alimentos fermentados a base de leche. Compra yogurt de soya y leche probiótica como fuentes de bifidobacterias, lactobacilos y estreptococos termófilos.

Consejos y advertencias

  • No hay pruebas suficientes que sugieran que un producto lácteo fermentado es más eficaz que un suplemento. En muchos casos, los suplementos son más fáciles de tomar y pueden llegar a un mayor número de personas ya que no existen interacciones observadas con otros alimentos, hierbas o suplementos. Como alternativa, los productos lácteos fermentados pueden digerirse con mayor eficacia que los suplementos.
  • Si estás seleccionando el yogur como fuente de probióticos, elige natural sin grasa o variedades bajas en grasa. Los yogures de sabores, especialmente aquellos que contienen frutas, son generalmente altos en azúcar, que es perjudicial para tu proceso digestivo.
  • No tomes probióticos si tienes el síndrome del intestino corto o un sistema inmunitario debilitado, ya que puede conducir a la infección, advierte Cleveland Clinic.

Más galerías de fotos



Escrito por skyler white | Traducido por mayra cabrera