¿Cómo elegir un buen conductista para tratar a un niño?

Cuando los padres tienen dificultades para controlar el comportamiento de un hijo, podría ser el momento indicado para buscar a un especialista en comportamiento infantil que pueda ayudarlos a modificar la conducta del niño. Un conductista es un terapeuta que les ayudará a encontrar la causa o a determinar los factores desencadenantes de los comportamientos negativos. Este tipo de especialistas también ayudan al paciente a elegir estrategias para cambiar su comportamiento negativo por uno positivo. Con ayuda de los padres, el niño y el terapeuta también fijan tanto recompensas como consecuencias para la conducta, las cuales enseñan al menor a comportarse correctamente. Un artículo del año 2010 que apareció en "EE.UU. News & World Report", señala que la terapia conductual puede tratar y erradicar una serie de problemas, incluyendo el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Consigue unas cuantas recomendaciones. Habla con el profesor del niño, con sus cuidadores o con el pediatra. También puedes hablar con amigos, familiares o con otras personas cercanas a la vida del niño. Cualquiera de estas fuentes podría sugerirte a un terapeuta en tu área. A continuación, realiza una investigación sobre los posibles conductistas que puedan tratar tu caso.

  2. Asegúrate de que todos los terapeutas que consideres, estén totalmente acreditados y tengan una licencia otorgada por el estado. Esto puede ser complicado, ya que algunos estados requieren una licencia de operación, mientras que otros no lo hacen. Si tu estado no exige una licencia, busca que el especialista pertenezca a una organización nacional como la National Association of Cognitive-Behavioral Therapists (Asociación Nacional de Terapeutas Cognitivo-Conductuales de los Estados Unidos) o la Association of Behavioral and Cognitive Therapies (Asociación de Terapias Conductuales y Cognitivas) -ver Recursos-. Ambas organizaciones manejan requisitos de membresía muy rigurosos. De este modo podrás asegurarte de estar eligiendo a un conductista calificado.

  3. Reúnete con el conductista antes de involucrar al niño. Esta es tu oportunidad para entrevistarlo. Hazle preguntas acerca de su formación, sobre cuánto tiempo ha estado en la práctica, a qué edad suele comenzar a tratar a los niños y cuánto dura la terapia promedio. Pregunta sobre la participación de la familia, tanto en el consultorio como en el hogar. Discute todo acerca del uso de medicamentos. Si tu postura es diferente a la suya en este aspecto, pregúntale cómo pueden coincidir. Pregunta por sus honorarios. Algunos terapeutas podrían cobrar una pequeña tarifa por esta primera entrevista.

  4. Llama a tu compañía de seguros para averiguar qué tipo de terapias están cubiertas por tu póliza. Si encuentras a un especialista que te interesa pero luego averiguas que sus servicios no los cubre tu seguro, no dudes en preguntar qué tipo de planes de pago tiene disponibles. Considera tus finanzas. Si vas a pagar una consulta privada, asegúrate de que cuentas con una cantidad suficiente de dinero para cubrir la terapia durante toda la duración.

  5. Discute los planes de contingencia con el terapeuta. Pregúntale quién estará disponible si él enferma o se va de vacaciones. Habla con él acerca de su disponibilidad fuera de las horas de terapia programadas.

  6. Elige al terapeuta cuyos métodos coincidan más con tus prácticas de crianza. Recuerda que el conductista adecuado está para ayudarlos a ti y a tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por pei pei