Electrolitos en el agua de coco

Tomar agua de un fresco coco hace más que sólo saciar tu sed, pues reemplaza electrolitos que son esenciales para mantener tu salud general. Habrás visto a menudo que se venden frescos cocos en las playas en los destinos vacacionales en los trópicos, pero el agua de coco también está disponible en latas o envases de cartón en la mayoría de las tiendas de comestibles. Beber una refrescante y ligeramente dulce agua de coco después de un entrenamiento en un día de calor o cuando estás enfermo te puede ayudar a reponer los electrolitos que necesita tu cuerpo.

Electrolitos


Cuando sudas pierdes electrolitos que tu cuerpo necesita reponer.

Los electrolitos son minerales que se encuentran naturalmente en los fluidos de tu cuerpo, tales como el plasma. Son iones libres que tienen una carga eléctrica. Los electrolitos mantienen un adecuado funcionamiento de los músculos y los nervios así como un balance de fluidos en tu cuerpo. Pierdes electrolitos cuando sudas o pierdes fluido de tu cuerpo tal como cuando tienes diarrea o vomitas. Si te faltan electrolitos te podrías sentir mareado, débil, fatigado, confuso, o experimentar contracciones musculares, aturdimiento, punzadas o cambios en la presión sanguínea. Para prevenir efectos secundarios es importante reemplazar el fluido y los electrolitos que pierdes.

Electrolitos en el agua de coco


En su calidad de minerales los electrolitos presentes en el agua de coco desempeñan importantes funciones en el cuerpo.

El agua de coco contiene los electrolitos calcio, magnesio, fósforo, potasio y sodio. Estos minerales que están suspendidos en agua están presentes de manera natural en el líquido de los cocos. Cada uno de estos minerales juega un papel diferente en tu cuerpo además de que funcionan como electrolitos. El calcio, que es el mineral más abundante en el cuerpo, ayuda junto con el magnesio a mantener fuertes tus huesos y dientes. Además de ser electrolitos, el fósforo y el potasio ayudan a metabolizar la energía y a mantener las proteínas del cuerpo.

En lugar de las bebidas deportivas


En un estudio del 2002 se demostró que el agua de coco funciona mejor que las bebidas deportivas a base de carbohidratos y electrolitos.

Beber agua de coco es una manera excelente de reemplazar electrolitos en tu cuerpo. A menudo la gente consume bebidas para deportistas para lograrlo. No obstante, un estudio que se publicó en la edición de junio del 2002 de la "Journal of Physiological Anthropology and Applied Human Science" (Revista de antropología fisiológica y ciencia humana aplicada) indica que consumir agua de coco después de ejercitarse puede ser una manera más efectiva para rehidratarte que tomar agua simple o una bebida para deportistas. A los participantes del estudio el agua de coco les causó menos trastornos estomacales y manifestaron que tenía un sabor que preferían al del agua y las bebidas de carbohidratos y electrolitos; también restauraron de manera efectiva los niveles de agua y electrolitos. Lo que es más, el agua de coco es totalmente natural, libre de azúcar añadida y no contiene ingredientes artificiales o colorantes comestibles.

Restauración del equilibrio electrolítico


El agua de coco puede incluso suplir con éxito al suero intravenoso en situaciones de emergencia.

Si estás enfermo u hospitalizado por una emergencia, puedes requerir suero intravenoso que te rehidrate y reemplace rápidamente los electrolitos. Normalmente se inyectan por vía intravenosa soluciones salinas estériles preparadas en laboratorio. No obstante, de acuerdo a un artículo publicado en 2002 en el "American Journal of Emergency Medicine" (Revista estadounidense de la medicina de emergencia), el agua de coco puede reemplazar la inyección intravenosa de suero en partes remotas del mundo o en situaciones de emergencia. El artículo informa de un caso en el cual el balance electrolítico se restauró con éxito en un paciente tratándolo con una inyección intravenosa de agua de coco, la cual fluía directamente del coco.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por josé alcázar.