Cómo elaborar tu propio exfoliante

Los exfoliantes consisten de abrasivos que raspan y cepillan las células muertas y secas de la piel de tu cuerpo. El resultado es piel más suave y brillante. El término "exfoliante" puede sonar como un producto elegante de spa; pero realmente sólo es un código para "abrasivo". Puedes elaborar tu propio exfoliante corporal con artículos caseros comunes. Crearás un producto de calidad de spa, pero también ahorrarás dinero y evitarás aditivos y conservadores químicos. Los exfoliantes consisten de tres elementos principales: el abrasivo, el aglutinante y el humectante. Con esta receta básica, puedes crear cualquier número de combinaciones de exfoliantes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1 1/2 taza de abrasivo (exfoliante)
  • 1 taza de aglutinante
  • 5 a 10 gotas de humectante
  • 5 gotas de aceite de vitamina E
  • Contenedor para almacenar

Instrucciones

  1. Exfoliante.

    Escoge un exfoliante. Puede ser cualquier artículo para cocinar ligeramente abrasivo, como sal de mar, bicarbonato de sodio, azúcar morena, o nueces molidas y semillas en cualquier combinación. Añade 1 1/2 tazas de tu exfoliante a un tazón para mezclar.

  2. Aglutinante.

    Añade tu aglutinante. Éste le da cuerpo a tu exfoliante y le da al ingrediente abrasivo algo donde suspenderse. Los aglutinantes populares son miel, agua y jabón líquido. Añade 1 taza de aglutinante a tu tazón para mezclar, o cualquier combinación de aglutinantes hasta 1 taza.

  3. Humectante.

    Añade tu hidratante. Los humectantes nutren la piel después de que el abrasivo raspa las células cutáneas viejas. Los humectantes populares incluyen aceite de vitamina E, aceite de jojoba e incluso de oliva. Si no tienes aceites, puedes usar tu loción favorita. Si posees piel grasosa, puedes reemplazar el aceite con aglutinante adicional o añadir humectantes menos aceitosos, como una banana o aguacate hechos puré. Añade 1/4 de taza de humectante a tu tazón para mezclar.

  4. Fragancia.

    Añade fragancia. Las fragancias son opcionales, pero dejan a tu piel oliendo bien después de usar el exfoliante. Puedes utilizar un número de fragancias distintas, como aceites esenciales, aceites de fragancia, unas cuantas gotas de perfume e incluso saborizantes alimenticios. Comienza con 5 gotas y añade más si te gusta una esencia más fuerte.

  5. Aceite de vitamina E.

    Añade tu conservador natural. Cinco gotas de aceite de vitamina E funcionarán como conservador natural. Si has añadido ya este aceite como parte de tu humectante, puedes saltarte este paso. Si no, añade 5 gotas en este momento.

  6. Revuelve bien.

    Revuelve los ingredientes hasta que estén combinados. El producto final debería tener una consistencia espesa, como de betún, para que puedas tomar fácilmente un poco con tus dedos sin que gotee. Si es demasiado líquido, añade más exfoliante. Si es demasiado espeso, añade más aglutinante.

  7. Almacena.

    Almacena en un contenedor con una tapa bien ajustada. Desecha el exfoliante restante después de 2 a 3 semanas.

Consejos y advertencias

  • Conforme reposa este producto, puede separarse. Vuelve a revolver antes de usarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por karla m. gonzález