Cómo elaborar crema corporal casera

Elaborar tu propia crema para el cuerpo es una forma ideal para usar un producto personalizado para atender las necesidades específicas de tu piel y evitar los productos químicos que se encuentran en muchas cremas comerciales. A medida que compres los suministros para elaborar la crema casera, considera elegir ingredientes naturales de calidad para obtener más beneficios. Esta crema casera puede durar menos tiempo porque carece de conservantes, pero si la almacenas en el refrigerador podrás mantenerla fresca, de acuerdo con el herborista James Green en el "The Medicine-Maker's Handbook".

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1 taza de aceite de almendras
  • 1 onza de hierbas secas en polvo a elección
  • Frasco de vidrio pequeño
  • Cuchara de metal
  • Tela de muselina
  • Colador grande
  • Recipiente de vidrio mediano
  • 1 onza de cera de abejas en trozos pequeños
  • Ollas para baño María
  • 5 recipientes de vidrio con tapa, con capacidad para 2 onzas

Instrucciones

  1. Agrega una taza de aceite de almendras en un pequeño frasco de vidrio con tapa y agrega hierbas secas en polvo a elección. Si quieres elaborar un antiséptico, añade sello de oro. Para tratar la piel seca e irritada, puedes agregar caléndula, ya que contiene propiedades antiinflamatorias. Para obtener una crema corporal perfumada, añade rosa o lavanda, y para crear un producto que estimule la circulación sanguínea, agrega romero (rosemary).

  2. Coloca el frasco sin tapa en el horno precalentado, a una temperatura de entre 100 y 400 grados Fahrenheit. Deja la puerta del horno un poco abierta para dejar escapar el calor. Deja que el aceite y las hierbas permanezcan en el horno durante cuatro o cinco horas.

  3. Retira el preparación del horno y filtra el aceite de la infusión con un colador grande cubierto con tela de muselina.

  4. Mide una taza de la infusión de aceite de almendras y viértela en un recipiente de vidrio mediano que entre en las ollas que uses para el proceso de baño María.

  5. Agrega 1 onza de cera de abejas en pequeños trozos en el recipiente y caliéntala a baño María, a fuego lento, hasta que el producto se disuelva por completo.

  6. Retira la crema del calor e introduce una cuchara de metal en el producto. Coloca la cuchara en un ambiente frío, como el congelador, para que la crema se endurezca y te permita evaluar la consistencia del producto sin tener que esperar que toda la preparación se enfríe de forma natural. Si notas que debe ser más espesa, agrega más cera de abejas y repite el proceso de baño María para disolverla. Si debe ser más liviana, agrega más infusión de aceite.

  7. Deja que la crema se asiente y se enfríe a temperatura ambiente. Llena el frasco con capacidad para dos onzas con la crema corporal casera. Almacena los frascos en el refrigerador hasta que vayas a usarlos.

Consejos y advertencias

  • Utiliza recipientes de vidrio para preparar la crema con el fin de evitar que cualquier sustancia química se filtre en la mezcla por medio del calor.
  • Discontinua el uso de esta crema casera si experimentas cualquier tipo de reacción alérgica y consulta de inmediato con tu médico clínico o dermatólogo.

Más galerías de fotos



Escrito por ana cassis | Traducido por vanesa sedeño