Cómo elaborar un champú y un acondicionador orgánicos

Escrito por M.H. Dyer | Traducido por Vanesa Sedeño
Elabora un champú y un acondicionador beneficiosos para el cabello con hierbas y otros productos orgánicos.

Haz que tu cabello tenga un descanso de los champús y acondicionadores comerciales llenos con productos químicos que pueden dejar residuos que se acumulan el cabello con el paso del tiempo, de modo que lograrán que el cabello luzca aburrido y sin vida. Como alternativa, elige champús y acondicionadores caseros favorables para el cabello, que contengan hierbas y otros ingredientes orgánicos, ya que harán que tu cabello luzca suave, brillante, y se sienta de maravillas.

Champú de hierbas orgánicas

Vierte 1/4 de taza de hierbas frescas dentro de un frasco de vidrio para conservas. Elige hierbas orgánicas apropiadas para tu tipo de cabello. Raíz de consuelda, flor de azahar o flores de saúco son ideales para el cabello seco. Elige hierba de limón u hojas de fresa si tu cabello es graso. La menta, el romero, la salvia o la ortiga son ideales para un champú contra la caspa. Añade brillo con ortiga, caléndulas u hojas de frambuesa, o usa raíz de bardana o hierba mejorana para que el cabello luzca más suave. En lugar de hierbas frescas puedes usar dos cucharadas de hierbas secas.

Hierve una taza de agua potable y vierte el agua caliente sobre las hierbas en el frasco. Tapa el frasco y deja que las hierbas se remojen con el agua durante 15 a 20 minutos.

Coloca un filtro de papel para café en un colador y ubica el colador sobre el recipiente. Vierte el contenido del frasco a través del colador y desecha las hierbas o déjalas sobre la pila de abono.

Mezcla 2 cucharadas de jabón de Castilla líquido y 1 cucharadita de aceite de oliva o de almendras dulces. Agrega dos gotas de tu aceite esencial con fragancia favorito, si lo deseas. Usa un embudo para verter el champú orgánico dentro de una botella de plástico.

Acondicionador con miel y aceite de oliva

Vierte 1/2 taza de miel orgánica en un recipiente apto para microondas. Calienta la miel durante algunos segundos para obtener una solución más delgada y que se pueda mezclar con más facilidad.

Vierte 1 taza de aceite de oliva extra virgen en la miel; mezcla bien los ingredientes.

Masajea el acondicionador sobre el cabello húmedo; comienza en las raíces y luego continua hacia las puntas del cabello. Recoge el cabello y colócate un gorro de plástico para ducha sobre la cabeza.

Deja que el acondicionador se asiente en el cabello durante una hora. Enjuaga el cabello y lávalo con el champú orgánico para eliminar los restos de aceite y miel.

Advertencias

Asegúrate de usar frascos de conserva, templados para soportar temperaturas elevadas. Los frascos de vidrio comunes se pueden romper si los llenas con agua hirviendo.