Cómo ejercitarte para promover la salud de la próstata

La próstata puede ser una glándula problemática, propensa a las infecciones, la inflamación, el agrandamiento y el cáncer. La prevención sigue siendo la mejor estrategia y el ejercicio puede ayudar con las afecciones de carácter prostático. Los estudios revelan los tipos de ejercicio que promueven la salud de la próstata.

Prevención de la HPB


Caminar es benéfico para la salud de la próstata y puede llevarse a cabo por hombre de la mayoría de estados físicos.

La hiperplasia prostática benigna, o HPB, es un agrandamiento de la próstata que interfiere con la micción. En un estudio de seguimiento en curso de profesionales de la salud con base en Harvard, los hombres que se ejercitaban regularmente tenían menores probabilidades de sufrir de dicha afección. Este estudio reveló que la actividad física leve y moderada llevada a cabo con regularidad, tal como caminar con un ritmo moderado, daba como resultado beneficios significativos. Incluso los hombres con movilidad física limitada pueden experimentar beneficios por la actividad física a un nivel bajo.

Tratamiento para la prostatitis


El ejercicio aeróbico tal como el jogging mejora la salud de la próstata.

En el caso de la prostatitis, la actividad aeróbica genera resultados mejorados. Una comparación fue realizada entre hombres que caminaban aceleradamente tres veces por semana y hombres que hacían ejercicio no aeróbico, tal como elevaciones de piernas y abdominales con elevación de tronco tres veces a la semana. Después de 18 semanas, se pudieron apreciar síntomas y dolor reducidos en ambos grupos, pero el que realizaba actividad aeróbica y caminaba regularmente reportó menos dolor, ansiedad y depresión, y una mejor calidad de vida, en general. Si bien el ejercicio anaeróbico puede producir beneficios, la actividad de tipo aeróbico que eleva el ritmo cardíaco, tal como caminar aceleradamente, hacer jogging o practicar ciclismo, producen una salud incrementada en la próstata.

Progresión del cáncer de próstata

En estudios que analizaban a hombres con cáncer de próstata en sus etapas iniciales, la actividad física jugó un papel importante en la regresión del cáncer y la mortalidad en general. Los hombres que realizaban actividades vigorosas por lo menos tres horas cada semana, tuvieron un 61 por ciento menos de probabilidades de morir por el cáncer en comparación a los hombres que se ejercitaban menos de una hora a la semana. Incluso caminar aceleradamente durante tres horas semanalmente tuvo como resultado una tasa de crecimiento del cáncer más lenta. Estos estudios demuestran los beneficios del ejercicio para la salud prostática en general, así como también para las enfermedades específicas.

Para comenzar

Los expertos están de acuerdo en que un régimen de ejercicio bien estructurado debe incluir media hora de actividad física, bien sea todos los días de la semana o la mayoría de estos, para brindar beneficios contundentes concernientes a la salud de la próstata. Para los hombres que posiblemente no tengan la capacidad de ejercitarse durante periodos de media hora, descomponer los mismos en tres segmentos de 10 minutos es una posibilidad. En cualquier caso, consulta a tu médico antes de comenzar un programa de ejercicio. El médico podrá ayudarte a desarrollar una rutina especialmente diseñada para tu nivel de salud y condición física.

Más galerías de fotos



Escrito por meredith crilly | Traducido por jhonatan saldarriaga