El Ejercitarse en las primeras etapas del embarazo

Mantenerte al día con la actividad física durante el embarazo puede ayudarte a mantener un peso de embarazo saludable y combatir la fatiga. También ayuda a mejorar la resistencia, que te prepara para las largas horas de trabajo y parto, así como la recuperación. Muchas formas de ejercicio moderado pueden realizarse durante el primer trimestre. Sin embargo, algunas actividades requieren precauciones adicionales y otras deben ser evitadas por completo.

Beneficios

Ejercitarse hace más de controlar el peso, combatir la fatiga y aumentar la resistencia durante el embarazo. La actividad física regular durante el embarazo también te ayudará a evitar las condiciones relacionadas con el embarazo, como la diabetes gestacional y la presión arterial alta. El ejercicio también te protege de la depresión postparto. El ejercicio regular también reduce las molestias del embarazo, como dolor de espalda. Trabaja lentamente para hacer ejercicio 30 minutos al día para maximizar estos beneficios.

Precauciones

Tu cuerpo pide un poco más de descanso y cuidados durante el embarazo, pero es seguro participar en actividad física ligera a moderada durante el embarazo temprano. Según la American Pregnancy Association, el ejercicio no va a aumentar el riesgo de aborto involuntario. Sin embargo, debes tomar precauciones adicionales para evitar el agotamiento y la deshidratación. Si te gustan los deportes de equipo sin contacto físico, informa a cualquiera que esté jugando contigo de tu embarazo.

Ejercicios seguros de embarazo

Muchos ejercicios de bajo impacto son adecuados durante el embarazo. Caminar 30 minutos al día tiene los beneficios del ejercicio aeróbico moderado, sin poner una presión considerable sobre tu cuerpo. También se recomienda la natación, bicicleta estática y remo durante el embarazo. Además, algunos hospitales y centros de fitness ofrecen yoga u otras clases de ejercicios de bajo impacto, especialmente para las mujeres embarazadas.

Ejercicios que requieren modificación

A principios del embarazo, es probable que puedas continuar con las actividades de entrenamiento de peso con algunos cambios. Según la American Pregnancy Association, se deben evitar los ejercicios que ponen a prueba tus músculos de la espalda. Tu espalda baja estará cada vez más fatigada a medida que avanza el embarazo. No uses pesos pesados ​​y usa pesas o bandas más pequeñas para mejorar la tonificación. Para el ciclismo o el excursionismo, mantente en las rutas o terrenos uniformes para prevenir las lesiones de caídas.

Ejercicios a evitar

Aunque la mayoría de los ejercicios son seguros durante el embarazo, se deben evitar ciertas actividades al mismo tiempo. Evita los deportes de contacto como el rugby, fútbol americano o lucha libre durante el embarazo. Además, mantente alejado de las actividades con un alto riesgo de caída, como esquí alpino y patinaje. Puedes hacer ejercicios que involucren acostarte sobre tu espalda antes de que finalice el primer trimestre. En el segundo y tercer trimestre, estos ejercicios se deben evitar ya que acostarse en esta posición reduce el flujo de sangre a tu bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin leigh | Traducido por roberto garcia de quevedo