¿Puedo ejercitarme si tengo un esguince cervical?

Si alguna vez has sufrido un esguince cervical como resultado de un accidente automovilístico o deportivo, sabes que puede ser extremadamente doloroso. Un esguince cervical es el resultado del daño en los tejidos suaves en el cuello después de una sacudida fuerte. Generalmente se alivia después de unos días, aunque algunos efectos pueden ser permanentes. Ejercitarte y lesionarte mientras todavía te estás sanando puede exacerbar tus síntomas y causar más daño. En su lugar, toma precauciones para permitirle a tu cuello sanarse antes de ejercitarse de nuevo.

Síntomas y tratamiento

Un esguince cervical usualmente viene con dolor y rigidez en el cuello. Además, también puedes tener dolores de cabeza en la base del cráneo, fatiga y mareo. Estos síntomas pueden causar irritabilidad. Un esguince cervical generalmente no es complicado, pero tus síntomas pueden ser tan severos como para tener dificultades para mover el cuello y cabeza. Usualmente se trata con descanso, hielo y terapias de calor, y ocasionalmente con medicamentos para el dolor de venta libre o recetados. Hablar con tu médico sobre la severidad de tus síntomas puede ayudarte a identificar el mejor tratamiento para ti.

Tiempo de recuperación

La mayoría de episodios del esguince cervical son dolorosos en los primeros días después del accidente. Mientras el tiempo pasa, el dolor debería disminuir e irse completamente después de una a tres semanas de descanso. De todos modos, los casos severos pueden durar bastante y puedes sentir dolor o rigidez hasta tres meses después del incidente, especialmente si te lesionas el cuello de nuevo. Durante las primeras 24 o 48 horas después del accidente, es importante que descanses tu cuello lo que más puedas para evitar prolongar el proceso de curación.

Guías de ejercicios

Ya que deberías evitar el movimiento del cuello lo que más puedas por las primeras 24 o 48 horas, no se recomienda hacer ejercicio durante ese tiempo. Mientras tu cuello empieza a sanar y tu dolor disminuye, puedes empezar a añadir lentamente las actividades diarias que requieren girar tu cuello. Incrementa la intensidad de tu ejercicio mientras tu dolor disminuye con el tiempo. Hasta que el dolor se haya ido por completo, evita hacer ejercicios o deportes que arriesguen tu cuello, como los deportes de contacto. Un ejercicio de impacto bajo, como caminar, el yoga y bailar es preferible hasta que estés completamente curado.

Complicaciones y precauciones

Si el dolor del esguince cervical dura más de unas cuantas semanas, tu médico puede sugerirte que vayas a un terapeuta físico. Él puede sugerirte unas actividades de estiramiento que te ayuden a aliviar un poco de la rigidez y dolor de tu cuello. Hasta que el dolor disminuya, evita cualquier actividad que pueda ocasionar una lesión de tu cuello y sigue todas las instrucciones de tu terapeuta. Añadir lentamente actividades mientras sanas puede ayudar a reducir el riesgo de una lesión repetida y mejorar tus probabilidades de una recuperación total.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por ana maría guevara