¿Cómo puedo ejercitarme para aumentar la percepción de profundidad?

La percepción de profundidad hace referencia a la habilidad de tus ojos para hacer foco en un objeto y calcular aproximadamente cuán lejos está. Varias condiciones (incluyendo los ojos cansados, la falta de luz y tener un ojo que sea más dominante que el otro) pueden comprometer tu percepción de profundidad. Sin embargo, con unos ejercicios regulares para tu vista, puedes ser capaz de aumentarla, pero si tienes dudas sobre tu percepción, entonces haz una cita con un oftalmólogo de confianza.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Lápiz o bolígrafo
  • Pelotas de playa o globos
  • Sopa de letras
  • Rompecabezas
  • Laberintos
  • Linterna

Instrucciones

  1. Cuelga un globo o una pelota de playa del techo utilizando una cuerda, hazlo para que cuelgue aproximadamente a 2 pies del techo. Utiliza tus manos para golpearlo hacia atrás y hacia adelante y de derecha a izquierda. Esto ayudará a focalizar tus ojos en dónde está precisamente el objeto.

  2. Utiliza una linterna en una habitación a oscuras, tómala y haz que un miembro de tu familia o un amigo haga patrones en la pared. Estos deben ir a la izquierda, derecha, arriba, abajo y diagonalmente. Sigue los patrones atentamente con tus ojos.

  3. Completa laberintos, sopas de letras, rompecabezas y juegos de memoria para ayudarte a hacer foco con tus ojos.

  4. Prueba la terapia de empujar el lápiz. Comúnmente recomendado por la mayoría de los oftalmólogos, esta terapia involucra sostener un lápiz (o un bolígrafo) directamente en frente de tus ojos. Sostenlo y aléjalo, junto con tus brazos, de tu cuerpo. Suavemente muévelo hacia tu nariz mientras sigues los movimientos exactos con la vista. Moverlo demasiado cerca causará que te dibujes a ti mismo.

  5. Deja a tus ojos en su rango total de visión. Siéntate con tu cabeza recta y con tus ojos abiertos. Mira hacia arriba, abajo, a la izquierda y a la derecha sin mover tu cabeza.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por stefanía saravia