Ejercitándose con una pierna rota

Puede que pienses que tener una pierna rota pone fin a tu condición física, pero no tienes que perder el músculo arduamente ganado y la resistencia, debido a una lesión. Todavía puedes realizar una variedad de ejercicios de cardio, de fortalecimiento y de flexibilidad, los cuales mantendrán tu cuerpo fuerte y prevendrán la pérdida muscular durante la recuperación. Por supuesto, siempre hay que seguir el consejo de un médico y mantenerse fuera de una pierna rota hasta que haya sanado completamente.

Comenzando lentamente

Cuando comiences a hacer ejercicio, siempre ten cuidado de tu pierna y evita cualquier ejercicio que pueda hacer que te caigas o que ponga tensión en la pierna. Sin embargo, sí querrás mantener la flexibilidad de las articulaciones al doblar y estirar cada articulación que no esté en el yeso. Los ejercicios de banda proporcionan una resistencia suave y pueden utilizarse de forma segura, para así mejorar la flexibilidad y la circulación. Puedes utilizar las bandas de ejercicio en los brazos y la pierna que no está rota para estirar cada articulación, lo que garantiza que te detendrás cuando sientas dolor. Realizar una variedad de ejercicios de estiramiento todos los días o cada dos días, mantiene las articulaciones flexibles.

Ejercicios aeróbicos

El ejercicio aeróbico es limitado con una pierna rota, ya que no podrás realizar muchos ejercicios cardiovasculares. Sin embargo, el uso estratégico de tu cuerpo superior asegura que obtengas una buena sesión de ejercicios. Las máquinas de remo proporcionan resistencia y puedes utilizarlas con una sola pierna o sólo utilizar tu cuerpo superior. Golpear una pesada bolsa mientras está sentado cuenta como un ejercicio de cardio, aunque asegúrate de fijar correctamente el equipo. Los volantes también te proporcionan una oportunidad para aumentar tu ritmo cardíaco y el ejercicio eficaz. Si no estás familiarizado con los volantes, éstos son pequeñas piezas de equipo de ejercicio que constan de una rueda con un mango unido. Al igual que tus piernas se ejercitarían con una bicicleta fija, tus brazos se mueven en un movimiento circular en diferentes resistencias, para así fortalecer los músculos de los brazos y los hombros y capacitar la extensión de la articulación del hombro. Consulta a un médico o terapeuta físico para una ayuda más guiada.

Ejercicios de entrenamiento de fuerza

Entrenar la fuerza con un hueso roto, se centra principalmente en la parte superior del cuerpo y la región del abdomen, pero hay una variedad de ejercicios que se pueden hacer en casa de forma segura. Las flexiones de bíceps y de golpeo trabajan los músculos del brazo y no requieren que te pares. Los despliegues, los levantamientos laterales de mancuernas y las prensas por encima de la cabeza trabajan varios músculos y son tu mejor opción cuando el tiempo es limitado. Evita cualquier máquina de pesas que te requiera permanecer de pie o utilizar tus piernas para proporcionarte resistencia, ya que esto puede no ser seguro.

Otras consideraciones

Asegúrate de consultar con un médico y un terapeuta físico antes de comenzar un régimen de ejercicios con una pierna rota. Puesto que cada ruptura es diferente, tu médico puede proporcionarte información valiosa, que puedas darte una mayor comprensión de lo mucho que puedes esforzarse. Estos profesionales capacitados también pueden proporcionarte información especializada sobre los ejercicios de rehabilitación, cuando te quiten el yeso de la pierna. Además, cuando hagas ejercicio, sobre todo con los ejercicios de resistencia, es posible que desees trabajar con un amigo. Ellos pueden ayudarle a ir de un gimnasio a otro y brindarte apoyo cuando sea necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por meredith crilly | Traducido por ana karen salgado beltrán