Ejercitando después de la cirujía de fusión cervical

La fusión cervical es un procedimiento común que puede ayudar a aliviar o eliminar el dolor crónico de cuello. Sin embargo, después de este tipo de cirugía la paciencia es fundamental porque no se puede empezar a rehabilitar el cuello inmediatamente. Tu cervical debe sanar antes de que puedas empezar a mover el cuello. Una vez que has sanado, los ejercicios de resistencia, de rango de movimiento y los de estabilización postural ayudarán a mejorar tu recuperación.

Ejercitando despues de la cirujía

Durante las primeras seis a ocho semanas después de la cirugía, por lo general no se te permitirá mover el cuello. El Johns Hopkins Medical Center afirma que no deberías levantar, empujar o tirar de objetos que pesen más de 5 libras durante las primeras seis semanas después de la cirugía. Acatar estas precauciones da tiempo para que las vértebras fusionadas sanen adecuadamente. Dependiendo de lo que tu médico te recomiende, caminar o andar en bicicleta fija es normalmente la forma principal de ejercitar durante este periodo. Además, el fisioterapeuta puede prescribir ejercicios básicos para fortalecer las piernas. Los principales objetivos del ejercicio post-quirúrgico son conseguir que vuelvas a ponerte de pie para que no pierdas la fortaleza muscular.

Ejercicios de resistencia

Una vez que tu cuello se ha fusionado correctamente, puedes comenzar a mover y fortalecer tu cuello. Tu fisioterapeuta normalmente prescribirá ejercicios para isométrico de resistencia de cuello que se activarán los músculos, pero sin movimiento. Ejemplos de este tipo de ejercicios de fortalecimiento de cuello incluyen la colocación de la mano en la frente, la parte posterior o lateral de la cabeza y empujar la cabeza contra la mano.

Ejercicios de rango de movimiento

Los ejercicios de rango de movimiento te ayudarán a recuperar el movimiento del cuello que se perdió en la cirugía. Ejemplos de estos incluyen levantar lentamente la cabeza hacia arriba y hacia abajo, tratando de llevar cada oreja hacia el hombro y girar la cabeza hacia atrás y adelante como si estuvieras mirando por encima de tu hombro. Por lo general, podrás recuperar el movimiento del cuello completamente si realizas periódicamente los ejercicios prescritos por tu fisioterapeuta.

Ejercicios de postura

La mala postura al sentarse puede conducir a la aparición de dolor de cuello. Para que la cirugía sea efectiva, la implementación de una postura adecuada es una necesidad. Durante tu rehabilitación, tu fisioterapeuta normalmente añadirá ejercicios de estabilización básicos para ayudar a mejorar tu postura. Además, lo más probable es que prescriba ejercicios específicos de fortalecimiento del hombro, que también ayudan a corregir la postura. Estos ejercicios pueden reducir tu riesgo de necesitar fusiones adicionales en el futuro.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. sam vaid, pt, dpt | Traducido por luis eduardo barbosa