Ejercicios de yoga para la ganglios linfáticos inflamados en el cuello

Si tienes un resfriado o bien otra infección viral puedes sentir los ganglios linfáticos inflamados a los lados de tu cuello. Esta es una reacción positiva de que las señales de los ganglios linfáticos están funcionando para luchar contra la infección. Otras causas de esto son la exposición a bacterias y en los casos más graves pueden ser un signo de cáncer. Cuando experimentas esta inflamación habla con tu médico antes de intentar un remedio casero, como el yoga.

Ganglios linfáticos

La Clínica Mayo dice que cuando tu cuerpo responde con inflamación de ganglios linfáticos, la inflamación es una reacción a un problema dentro de tu cuerpo. Puedes experimentar dolor o sensibilidad al tacto en los lados del cuello. También puedes experimentar otros síntomas como secreción nasal, picazón en la garganta o aumento de la temperatura. Si tienes síntomas de una infección, los ganglios linfáticos aumentan la producción de linfa para combatir la infección.

Sistema linfático

Tu sistema linfático se mueve el líquido linfático por todo el cuerpo para eliminar la infección. Por desgracia, el sistema linfático no funciona por sí solo de la forma en que tu corazón bombea sangre. Para que el líquido linfático se mueva, debes moverte. La contracción de los músculos ayuda a forzar el líquido linfático por todo el cuerpo para limpiar tu sistema.

Inversiones

"Yoga Journal" recomienda poses invertidas en la que la cabeza está por debajo de tu corazón para reducir la hinchazón de los ganglios del cuello. Cuando el líquido linfático trabaja contra la gravedad, fluye en el sistema respiratorio para unirse con los gérmenes. Cuando regresas a la posición vertical, la linfa vuelve a los nodos para combatir a los gérmenes. Puedes realizar una inclinación hacia delante parándote y luego dóblate hacia adelante desde las caderas. Tus piernas se mantienen rectas como la parte superior de tu cabeza que cuelga hacia el suelo. Si te es posible, coloca las palmas en el suelo de otro modo coloca tus antebrazos por encima de las rodillas para apoyar la espalda. Permanece en esta posición por dos a cinco minutos mientras respiras profundamente.

Perro hacia abajo

Otra pose invertida de yoga para reducir las glándulas del cuello hinchadas es el perro boca abajo. Comienza en cuatro patas y luego estira las piernas para presionar tus caderas hacia el cielo. En esta postura, tus talones presionan hacia el suelo, el pecho presiona hacia la parte superior de las piernas y el cuello se relaja. Inhala y exhala por la nariz mientras mantienes tu postura de perro durante 10 a 20 respiraciones.

Postura de león

De acuerdo a Yoga Basics la postura de león fortalece los ganglios linfáticos en el cuello. Es una postura sentada que comienza contigo de rodillas con los pies detrás tuyo. Cruza el pie derecho sobre tu izquierdo y luego hunde tus caderas sobre los talones. Tus manos están en la parte delantera de las piernas con los dedos extendidos como garras de león. Inhala y abre bien la boca, saca la lengua y presiona la punta de la lengua hacia abajo a medida que exhalas con fuerza. Puedes hacer un sonido "ha" mientras exhalas. Puedes completar el rugido dos o tres veces antes de cruzar los pies al revés y repetir.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa m. wolfe | Traducido por carlos alberto feruglio