Ejercicios de yoga facial

Así como es importante tonificar el resto del cuerpo, los ejercicios de yoga facial también pueden mantener la cara tonificada. La frente, ojos, mejillas, nariz, quijada y barbilla necesitan atención para mantenerse luciendo de lo mejor. Unas simples posturas de yoga se enfocan en el área facial y pueden realizarse fácilmente en casa, en el trabajo o sobre la marcha.

A la mitad de un reloj


Fortalece los ojos con movimientos sutiles.

Con los ojos cerrados, imagina que tus ojos son el centro de un reloj. El ejercicio de yoga facial puede hacerse en cualquier postura cómoda sentada y fortalece los músculos de los ojos. Mira hacia las 12 en punto y después mueve los ojos a la 1, 2, 3; todo el reloj hasta que llegues a las 12 de nuevo y entonces mueve los ojos en el sentido contrario.

Ojos tibios


Usa tus manos para relajar tus ojos.

Frotar las palmas entre sí genera un calor natural y cuando se colocan sobre los ojos, el calor alivia los párpados, provee un efecto calmante y relaja el rostro. Desliza las palmas entre sí en un movimiento de arriba a abajo por 30 segundos y después coloca las manos en forma de copa sobre los ojos, mientras los mantienes cerrados.

Postura del león

La postura del león es un estiramiento básico de la quijada que reduce la tensión en el rostro. Tonifica el músculo platisma que controla el frente de la garganta. La postura del león trabaja las esquinas de la boca hacia abajo y previene esa piel arrugada en la zona de la garganta. Inhala a través de la nariz. Al exhalar, abre ampliamente tu boca, extiende tu lengua hacia afuera, estira la punta de la lengua hacia la barbilla y haz el sonido "ha" como el rugido de un león.

Postura del niño

Frecuentemente, el cómo mantienes tu expresión se atribuye al estrés de la vida diaria. La postura del niño es una flexión básica hacia adelante que permite al cuerpo dejarse caer, hacer fluir sangre fresca a la frente y reenfocar la mente al interior. En la postura, libera cualquier tensión de la cara, deja que tu quijada se relaje y libera tu lengua del paladar.

Postura inflada fácil


Tonifica el rostro inflando las mejillas.

Para una postura inflada fácil, siéntate, cruza tus piernas frente a ti y estira la espalda. La postura fácil permite al cuerpo mantenerse quieto y calmar la mente. En esta variación, infla las mejillas como si estuvieras tocando la trompeta en repeticiones.

Postura del cadáver

De esta postura se dice en ocasiones que es la más difícil, debido a que requiere que el cuerpo se relaje completamente en una posición reclinada y llegar a una quietud completa. Recuéstate sobre tu espalda, extiende las piernas rectas, deja que los pies caigan naturalmente y deja que los brazos descansen con el resto del cuerpo con las palmas hacia arriba. Relaja la lengua, la piel del puente de la nariz, la piel de la frente y cejas, las cuales suavizarán las líneas de expresión. Notar la diferencia entre tensión y relajación conlleva una conciencia de los músculos faciales y te alienta a suavizar la cara incluso cuando no estás haciendo yoga.

Más galerías de fotos



Escrito por desiree mckenzie | Traducido por karla m. gonzález