Ejercicios de visualización y respiración para niños

Los ejercicios de relajación y respiración pueden calmar un niño ansioso y canalizar algo de su comportamiento negativo relacionado con el estrés, como golpear, gritar o empujar, en otra dirección más positiva. El Education Resources Information Center reporta que un director de una guardería de escuela decidió utilizar técnicas de relajación y respiración profunda con los alumnos de 3 a 5 años que asistían a la escuela. El director reportó que después de 10 semanas de práctica, el grupo mostró "mayor autocontrol", así como mayor concentración, cooperación y salones de clases más calmados.

Visualización para tranquilizar


Al cerrar los ojos el niño puede concentrarse en el ejercicio que realiza, como visualizar un color.

De acuerdo al artículo "Técnicas de relajación, imaginación guiada y visualización" de Sandra Rief, los niños hiperactivos pueden mostrar resultados positivos al aprender técnicas que relajan sus mentes y cuerpos. Rief sugiere el siguiente ejercicio sencillo: pide al niño que piense en un color que lo tranquilice y le otorgue paz. Indícale que cierre los ojos y respire el color. Haz que el color viaje por la garganta hacia los pulmones, luego dentro de todo el cuerpo, hasta que el niño se "sienta lleno" del color. Dile que aspire profundamente y "sienta" el color hasta que se tranquilice.

Respiración profunda y centrado

Esta es una actividad tranquilizante sugerida por la página Kids Relaxation: haz que el niño haga un puño con su mano izquierda, e imagine que el puño es una flor. Luego haga otro puño con la mano derecha e imagine que es una vela. Pide al niño que imagine aspirar el aroma de la flor en una mano, y luego apagar la vela en la otra. Este ejercicio es útil cuando el niño necesita detenerse y relajarse.

Visualización de conexión a tierra


Usa un árbol imaginario para la visualización de conexión a tierra.

La visualización de conexión a tierra es un buen ejercicio si el niño necesita concentrarse, por ejemplo, antes de un examen. Pide al niño que se siente con los ojos cerrados e imagine que es un gran árbol. Pídele que aspire profundamente y sienta las raíces profundamente enterradas en el suelo. Haz que envíe nuevas raíces dentro del suelo. Luego pídele que sienta su tronco fuerte, y finalmente, que visualice las hojas extendiéndose hacia la luz del sol.

Relajación y respiración profunda progresivas


Los niños pueden aprender técnicas de relajación para mejorar su comportamiento y enfoque.

Los niños pueden aprender una versión de relajación progresiva que es popular con los adultos, según Rief. Haz que el niño se recueste sobre el piso. Dile que tense sus músculos del pie izquierdo. Luego que relaje completamente los músculos. Haz que aspire profundamente, y relaje los músculos al exhalar. Continúa con el pie derecho, y luego hacia arriba los músculos de la pantorrilla, el estómago, pecho, cuello, hombros y mandíbula.

Más galerías de fotos



Escrito por assia m. mortensen | Traducido por iliana koster