Ejercicios para el tratamiento de la bradicardia

La bradicardia significa que tu ritmo cardiaco es menor de 60 latidos por minuto, disminuyendo el flujo de sangre y oxígeno hacia tu cerebro, de acuerdo a la American Heart Association. Tu edad y condición física determinan si este ritmo es bueno para ti, un individuo activo físicamente típicamente tiene un ritmo cardiaco en descanso menor a 60 y un individuo de edad avanzada con este ritmo probablemente tenga un problema de salud. El ejercicio para el tratamiento de la bradicardia se concentra en mejorar el estado de tu corazón aumentando tu ritmo cardiaco por un período extendido de tiempo. Consulta tu médico antes de comenzar.

Caminar

Caminar puede ser un ejercicio cardiovascular para el tratamiento de la bradicardia. Este es el ejercicio más efectivo para mejorar la salud del corazón ya que es fácil y sencillo, de acuerdo a la American Heart Association. Caminar es un programa de entrenamiento de bajo impacto que fortalece tu corazón, pulmones y sistema circulatorio, de acuerdo al National Institute of Aging. Comienza caminando a paso cómodo por 10 minutos para que tu cuerpo se acostumbre al movimiento. Ponte la meta de caminar 150 minutos a la semana a un paso moderado para recibir la mayor cantidad posible de beneficios cardiovasculares. Aumenta tu tiempo en incrementos de cinco minutos para evitar excederte. Al caminar a un paso moderado, la incapacidad de mantener una conversación es un signo de exceso. Recuerda usar calzado cómodo y beber mucha agua para mantener a tu cuerpo hidratado. Puedes unirte a un grupo de caminata, caminar dentro de un centro comercial o caminar tu solo en caminos al aire libre.

Rutinas diarias aumentadas

El ejercicio para el tratamiento de la bradicardia puede ser parte de tu rutina diaria. Encuentra maneras de ser más activo físicamente a lo largo del día haciendo pequeños cambios para mejorar la salud de tu corazón. Baja del autobús un par de paradas antes de la tuya para que camines a tu destino, de acuerdo a la American Heart Association. Aumenta tu caminata diaria estacionando tu auto más lejos de la entrada del edificio. Saca a pasear al perro 30 minutos al día. En vez de usar escaleras eléctricas o elevadores, camina para quemar calorías y mejorar tu ritmo cardiaco. Ve a caminar a la hora del almuerzo en vez de sentarte en un cuarto. Trata de caminar 30 minutos más al día para recibir beneficios cardiovasculares.

Ejercicios con agua

Algunos individuos con bradicardia consistente pueden no ser capaces de hacer ejercicio en el suelo debido a sus articulaciones, dolor excesivo o movilidad limitada. Ejercitarse en el agua es una alternativa efectiva y agradable. El agua naturalmente soporta la mayor parte de tu peso corporal, liberando la presión de tus articulaciones y haciendo que los movimientos sean más fluidos y menos dolorosos. Comienza por realizar caminata en el agua, de acuerdo a la Arthritis Foundation. Si nunca has hecho ejercicio, comienza con poca intensidad haciéndolo con el agua hasta el pecho. Si has sido activo físicamente, comienza con el agua hasta los hombros. Caminando a paso normal nueve tus brazos y coloca tus pies de talón a punta sobre el piso de la alberca, camina de lado a lado de la piscina. Relájate por 20 segundos. Camina de regreso. Gradualmente incrementa tus tiempos en períodos de cinco minutos. Recuerda tomar agua para mantenerte hidratado.

Ciclismo

El ciclismo puede ser un ejercicio de resistencia para el tratamiento de la bradicardia. Comienza con una bicicleta estacionaria poniendo la tensión en cero y pedaleando a una velocidad cómoda por 10 minutos. Si haces ciclismo al aire libre, utiliza el atuendo y equipo adecuado y comienza sobre pavimento liso por 10 minutos. Conforme te hagas más fuerte, aumenta tu duración en períodos de cinco minutos mientras pedaleas más rápido.

Más galerías de fotos



Escrito por crystal welch | Traducido por mariana groning