Ejercicios para trastornos en la ATM

Un disco girado en la mandíbula puede provocar dolor en la articulación temporomandibular (ATM), incluyendo tronidos originados en el interior de la articulación. Con frecuencia se emplea la cirugía para tratar estos problemas. Una de las intervenciones quirúrgicas recomendadas es el reacomodo de disco, de acuerdo con el Centro de Salud Académico de Cincinnati. Incluso puede ser necesario retirar el disco con un procedimiento llamado disectomía. Los ejercicios para la mandíbula colaboran a aliviar los problemas de la ATM, como la inflamación y el dolor articular, en los nervios o en los ligamentos.

Ejercicio de fricción con una toalla

La fricción es una clase de masaje. Incrementa la circulación en todo el rostro, al inducir la remoción de ácido láctico del área, según Merck.com. Para friccionar los músculos de la mandíbula, utiliza una toalla áspera, y colócala sobre la mandíbula, sosteniéndola con la punta de los dedos. Frota vigorosamente la toalla sobre la mejilla izquierda durante algunos minutos. Desliza la toalla a lo largo del pómulo hasta llegar a la sien izquierda. Frota la sien durante algunos minutos, lleva la toalla hasta la mejilla derecha y repite el procedimiento, hasta la sien derecha.

Ejercicio de estiramiento de la mandíbula

El estiramiento de la mandíbula alivia la tensión acumulada en los músculos de la mandíbula tensos y fuera de lugar. El ejercicio finaliza con la aplicación de hielo sobre la mandíbula, muy gratificante si está inflamada. SimpleStepsDental.com recomienda el uso de calor húmedo en la cara y en la sien antes de hacer el ejercicio, para relajar los músculos que pudieran estar tensos. Después de aplicar el calor durante algunos minutos, coloca el pulgar izquierdo debajo de los dientes superiores delanteros. Coloca los dedos índice y medio de la mano derecha arriba de los dientes inferiores delanteros. Después, separa la boca lentamente con las manos. Mantén relajados los músculos de la mandíbula.

Ejercicio para el velo del paladar

El ejercicio para el velo del paladar es sencillo. Inicia tocando la parte superior de la boca con la punta de la lengua; la boca permanece cerrada. Desliza la lengua hacia atrás para que llegue hasta el velo del paladar. Después, abre la boca con lentitud. Detén la boca si escuchas tronidos por el deslizamiento del disco articular. También debes detener la abertura de la boca si sientes dolor, escuchas tronidos, o si la lengua no alcanza a tocar la parte superior de la boca, de acuerdo a la recomendación de Chiropractic-Help.com.

Más galerías de fotos



Escrito por sarka-jonae miller | Traducido por sergio mendoza