Ejercicios de terapia física para el brazo superior

De acuerdo con la AAOS, la American Academy of Orthopaedic Surgeons, 7,5 millones de personas vieron a su doctor por un problema con sus hombros en 2006. AAOS señala que los problemas con la parte superior de la extremidad pueden ser causados por cualquier cosa desde hacer deporte a simplemente hacer tareas caseras como lavar paredes. Si le reportas dolor en los hombros a tu doctor, probablemente serás referido a un fisioterapeuta para ser tratado.

Ejercicio asistido

Si estás experimentando dolor, un fisioterapeuta a menudo te prescribirá ejercicios asistidos para tu brazo primero. El ejercicio es "asistido" porque usarás un brazo para mover el otro a través de un rango cómodo de movimiento. Esto permite que tu hombro se mueva libremente sin presionar tus músculos, tendones o ligamentos. Para realizar una flexión de hombro asistida, encuentra una clavija que tenga aproximadamente tres pies (90 cm) de largo y sostenla en tu mano derecha por un extremo; con tu otra mano, toma la clavija en el centro. Relaja tu brazo derecho y permite que tu brazo izquierdo lo empuje directamente enfrente de tu cuerpo a través de un rango de movimiento en el que no haya dolor. Repite para el brazo opuesto.

Ejercicio isométrico

Los ejercicios isométricos son usados por fisioterapeutas para comenzar a fortalecer los músculos de tu brazo superior. Durante un ejercicio isométrico contraerás el músculo que estás trabajando sin mover ninguna articulación. De acuerdo al “Journal of Orthopaedic Physical Therapy”, la fuerza en los rotadores externos de tus hombros es extremadamente importante en la rehabilitación de lesiones del brazo superior. Para fortalecer tus rotadores externos, párate de forma que tu hombro y todo tu brazo están tocando una pared. Dobla tu codo 90 grados mientras mantienes el brazo contra la pared. Haz presión sobre la pared con el dorso de tu mano (concéntrate en que tu hombro actúe como una bisagra para que la presión esté en tu mano, no en tu codo). Sostén la contracción por cinco segundos, descansa y repite 10 veces en cada brazo.

Ejercicio activo

El ejercicio activo involucra contraer tus músculos para mover los ligamentos a través de un rango de movimiento. Los flexores débiles de los codos pueden llevar a una lesión de hombro. Para fortalecer los flexores de tus codos activamente, siéntate o párate con tus hombros rectos y las palmas de tus manos apuntando hacia adelante. Levanta tus manos hacia tus hombros y bájalas lentamente hacia los lados. Si este movimiento es fácil, sostén una mancuerna liviana en cada mano. Puedes levantar ambos brazos al mismo tiempo o uno a la vez. Comienza con tres sets de 10.

Estiramiento

Estirar los músculos además de fortalecerlos es muy importante para el funcionamiento de tus extremidades superiores. Para estirar los flexores de tus hombros, siéntate en el suelo o encima de una alfombra con tus brazos detrás de tu (tus palmas deben estar tocando el suelo con tus dedos apuntando al lado opuesto de tu cuerpo). Empuja tus cadera hacia adelante para que estén más alejadas de tus manos; deberías sentir un estiramento en tus bíceps. Cuando sientas un estiramiento leve, sostén la posición por 30 segundos, descansa y repite tres veces.

Más galerías de fotos



Escrito por kenneth hutto | Traducido por gabriel guevara