Ejercicios para la tensión de cuello

La tensión cervical es una afección común; especialmente para las personas que trabajan detrás de un escritorio, inclinados sobre una computadora. Manteniendo una sola posición por tiempo prolongado, tu cuello sufrirá las consecuencias. No importa la causa, la tensión puede ser dolorosa; y en la mayoría de los casos, los estiramientos de cuello son suficientes para aliviar esta disconformidad.

Causas

Existen diversas causas para la tensión cervical. Si tu almohada es muy alta o muy baja, esto puede causar una tensión porque tu cuello se mantiene en una mala postura por un largo periodo de tiempo. Un traumatismo de cuello, como un latigazo en un accidente de carro o caer de cabeza también puede tensar los músculos del cuello. Hablar por teléfono mientras lo sostienes con tu hombro también puede ocasionar dolor en el cuello. También puedes tensar tus músculos del cuello mirando hacia arriba durante mucho tiempo o leer en cama con la cabeza inclinada.

Tratamiento

Los estiramientos pueden ayudar a reducir la rigidez asociada con la tensión cervical. Entre ejercicios, usa una compresa fría y una caliente de inmediato para reducir el dolor y una posible inflamación. También puedes tomar medicamentos para el dolor, como un antiinflamatorio o acetaminofeno. Dar masaje en el área puede reducir la tensión y ofrecer algo de alivio. Puedes frotar el área tu mismo, usa un vibrador para dar masaje o busca a un asistente o masajista.

Circunducciones

Las circunducciones para cuello y hombros pueden brindar un alivio para el dolor. Para las circunducciones de cuello, mira hacia abajo con tu barbilla pegada a tu pecho. Lentamente gira tu cuello de manera que tu oreja se mueva cerca de tu hombro. Continua el giro hasta que tu cabeza quede mirando hacia el techo y termina el giro regresando a la posición inicial. Realiza 10 circunducciones en ambas direcciones. Para las circunducciones de hombro, comienza en una postura cómoda con tus brazos a tus costados. Has círculos hacia adelante y llévalos hacia tus orejas. Continua hacia tu espalda y luego regresa a la posición inicial. Realiza 10 repeticiones en ambas direcciones.

Flexiones

Las flexiones laterales y anteriores requerirán que añadas tensión con tus manos. Para las flexiones anteriores, enlaza tus dedos detrás de tu cabeza. Mira hacia abajo, tu barbilla pegada al pecho y empuja hacia adelante con tus manos hasta que sientas tensión media. Mantén este estiramiento durante 20 segundos y repite 3 veces. Para una flexión lateral, toma tu brazo derecho y colócalo sobre tu cabeza. Coloca tu mano derecha en tu oreja izquierda y jala tu oreja derecha hacia tu hombro derecho hasta que sientas tensión media. Mantén este estiramiento durante 20 segundos y repite 3 veces de ambos lados.

Consideraciones

Consulta a tu médico si la tensión está acompañada de dolor de brazos, adormecimiento u hormigueo. También contáctalo si el dolor es severo e interfiere con tus actividades diarias. Si está involucrado un traumatismo, siempre busca asistencia de un médico antes de intentar remedios caseros ya que puedes necesitar un collarín y los movimientos adicionales pueden ocasionar más problemas.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por luis manuel montoya