Ejercicios para tendinitis en el hombro y el codo

La tendinitis del hombro y el codo afecta a las bandas de tejido fibroso que conectan el músculo y el hueso. Puedes reconocer fácilmente este padecimiento por nombres como codo de tenista, codo de golfista, hombro de nadador o bien hombro del lanzador, que se relacionan estrechamente con su causa. Debido a que la tendinitis puede ser extremadamente dolorosa, a menudo se requiere de medicamentos. Sin embargo, puedes aliviar algunos síntomas de la tendinitis, y ayudar a tu recuperación, practicando ejercicios para la tendinitis del hombro y del codo.

Causas

Una de las principales causas por las cuales la tendinitis a menudo se identifica con los nombres de actividades deportivas se debe a que se relaciona directamente con los movimientos repetitivos que se hacen en estos deportes, como el balanceo o movimientos ascendentes y descendentes. Cuando se es joven, los tendones son más flexibles y por lo general pueden soportar repeticiones interminables, pero a medida que se envejece y los tendones pierden algo de su flexibilidad, es más fácil desarrollar la irritación y la inflamación características de la tendinitis. La epicondilitis lateral o codo de tenista, involucra una lesión del tendón exterior del codo, mientras que la epicondilitis medial o codo de golfista, indica una lesión del tendón interno. La tendinitis del bíceps u hombro del lanzador, refleja un daño en el músculo bíceps, que ayuda a estabilizar el hueso del brazo en su cavidad. La tendinitis del manguito rotador, u hombro de nadador, afecta a los tendones de los cuatro músculos que sujetan el brazo al omóplato.

Tipos

Los ejercicios de estiramiento son apropiados y recomendados tanto para el hombro como para la tendinitis del codo. Además, iTendonitis.com sugiere ejercicios de resistencia utilizando pesas muy ligeras para fortalecer el hombro y aliviar los síntomas de la tendinitis en el hombro.

Ejercicios

El American College of Rheumatology recomienda dos ejercicios que podrían ayudar a prevenir un padecimiento doloroso llamado hombro congelado y también ayudar al codo. Para hacer el primer ejercicio, acuéstate boca arriba, entrelaza los dedos y utiliza el brazo que no te duela para ayudar a llevar el brazo dolorido lo más alto que puedas arriba de la cabeza; de ser posible tu brazo debería llegar a un lado de tu oreja. Baja los brazos y repite cinco veces. Para hacer el segundo ejercicio, párate delante de una pared y haz caminar hacia arriba sobre la pared los dedos de tu brazo dolorido en la medida que puedas, y luego estira tu hombro tanto como puedas tolerarlo, manteniendo el estiramiento hasta por 20 segundos. Baja el brazo y repite cinco veces.

Consideraciones

No debes realizar ejercicios para la tendinitis hasta que la lesión se cure. Para estimular la cicatrización, iTendonitis.com recomienda el planteamiento denominado RICE por sus siglas en inglés (rest-ice-compress-elevate), o descanso-hielo-compresión-elevación. Seguir este método de curación te ayudará a aliviar el dolor, reducir la inflamación, estimular la curación y prevenir atrofia por desuso.

Prevención

Una de las mejores maneras de prevenir el desarrollo de la tendinitis, especialmente a medida que envejeces, es realizar una serie de ejercicios de calentamiento antes de comenzar cualquier actividad repetitiva o vigorosa. El estiramiento y ejercicios de fortalecimiento no sólo calientan los músculos, sino que de acuerdo con el American College of Rheumatology, también ayudan a mantener una mejor postura y al equilibrio muscular, necesarios en la prevención de la tendinitis.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie lohrey | Traducido por sergio mendoza