Ejercicios con la Técnica Alexander para el dolor de espalda

La Técnica Alexander se ha utilizado en todo el mundo durante más de 100 años. Te enseña el conocimiento de los hábitos posturales para facilitar la movilidad y el alivio de la rigidez y el dolor. Por lo general se enseña en clases particulares, los métodos se presentan ocasionalmente en grupos, de acuerdo con la Sociedad Americana de la Técnica Alexander.

El ejercicio de tu conciencia

La Técnica Alexander funciona porque tiene que ver con el cambio de hábitos perjudiciales, como el exceso de tensión muscular (especialmente en el cuello y los hombros) que conducen a la compresión de la columna vertebral, de acuerdo con Mark Josefsberg, profesor de esta técnica. La técnica enseña cómo sentarse cómodamente mientras se utiliza la computadora, y a moverse con facilidad en las actividades cotidianas. A medida que la conciencia de la postura aumenta, se forman nuevos hábitos beneficiosos.

Acostarse relajadamente

Toma cinco o 10 minutos al día para descansar boca arriba en el suelo con la cabeza apoyada en unos cuantos libros, sugiere Josefsberg. Pon uno o los dos pies en el suelo, con las rodillas apuntando hacia el techo. Respira lentamente y saca totalmente el aire, pensando en el estiramiento y ensanchamiento.

Postura en la computadora

Creamos tensión por meter la cara y el pecho hacia la pantalla. En su lugar, deja que tu cabeza guíe a tu columna para estirarla, instruye Josefsberg. Ligeramente baja la nariz, mientras que la corona de tu cabeza se mueve hacia arriba. Relaja tus huesos pélvicos. Ahora los nervios espinales tienen un poco más de espacio, como si les dieras una suave tracción. Permite respirar plena y lentamente. Cuando tengas que inclinarte hacia delante o alcanzar algo, utiliza tus articulaciones de la cadera como bisagras, en lugar de doblar la zona lumbar.

Tus isquiones

Los isquiones son los huesos en forma de U en la base de la cintura pélvica. Cuando uno se sienta, puede sentir su peso en equilibrio sobre los isquiones. Quieres estar sentado en estos huesos en lugar de dejarte caer sentado en el cóccix o sentado rígidamente recto. Al darte cuenta de dónde está posicionado tu peso, y no creando tensiones con tu postura, puedes reducir o prevenir el dolor de espalda.

Entrenamiento con un cepillo de dientes

Josefsberg recomienda esta técnica para darse cuenta de los patrones habituales. Mientras te cepillas los dientes en una postura de pie, siente tus pies apoyados en el suelo y tu peso equilibrado sobre ellos. Deja que tus rodillas estén desbloqueadas y suaves. Tu cuello está relajado, la cabeza hacia adelante y hacia arriba, utilizando sólo el esfuerzo necesario para elevar el cepillo de dientes, que pesa aproximadamente ... nada ¿Qué músculos del hombro deben participar? ¿Qué parte del brazo puedes usar? ¿Está tu respiración restringida o completa?

Más galerías de fotos



Escrito por ann marina | Traducido por sandra magali chávez esqueda