Ejercicios para síndrome isquiotibial

El síndrome de isquiotibial ocurre cuando pinchas un nervio ciático que se une a tus isquiotibiales, usualmente en el área de la cadera. El nervio puede recibir presión de tejidos o de un hueso. La condición no es común, pero tienes mayor riesgo si juegas un deporte que involucre saltar, correr rápidamente, vallas o patear. Puedes sentir dolor en cualquier parte del área de isquiotibiales, incluso cuando estás sentado. También puedes experimentar entumecimiento en la parte inferior de tus piernas o pies. Busca a tu médico si tienes dolor persistente y sigue las instrucciones de tu médico o terapeuta cuando te recuperes de un problema como el síndrome de isquiotibiales.

Causas del síndrome isquiotibial

Entre las causas potenciales del síndrome isquiotibal está una vértebra dislocada, que puede causarse por una lesión. También estás en mayor riesgo de padecerlo si tus isquiotibiales son débiles o rígidos. El primer paso en prevenir la condición, es calentar y estirar antes de cualquier entrenamiento o actividad atlética. Calienta con cinco a 10 minutos de actividad aeróbica ligera. También realiza estiramientos dinámicos, como balanceo de pierna hacia adelante y atrás.

Ejercicios preventivos

Si no tienes una anormalidad estructural, puedes prevenir el síndrome de isquiotibial. Memorial Healthcare System de Florida recomienda que mantengas estos músculos fuertes para ayudar a evitar el síndrome. Los ejercicios eficientes incluyen peso muerto de pierna rígida (stiff-leg deadlifts), curl de pierna recostado (lying leg curl) con una máquina de cable y sentadillas (squats) con barra realizados con tus pies separados más que la distancia entre tus hombros.

Estiramientos preventivos

Haz estiramientos estáticos después del entrenamiento para mejorar tu flexibilidad como otra medida para prevenir el síndrome de isquiotibiales. Desde una posición de sentadilla, por ejemplo, extiende tu pierna hacia adelante y coloca tu talón en un banco u objeto similar elevado. Inclínate hacia adelante desde la cintura hasta que sientas el estiramiento en la parte posterior del muslo. Sostén el estiramiento por 30 segundos y repítelo con la pierna opuesta.

Rehabilitar

Si te diagnostican síndrome isquiotibial, tu médico probablemente prescribirá una serie de estiramientos para mejorar tu flexibilidad y rango de movimiento. En un estiramiento típico del músculo, extiendes tu pierna, bloqueas la rodilla y aplicas un tipo de resistencia que estire los músculos. También se te puede pedir que realices ejercicios de movilización para liberar el nervio ciático de lo que sea que lo esté pinchando. Para comenzar, siéntate en una superficie elevada, extiende una pierna hacia adelante y flexiona tu tobillo para intentar liberar el nervio. Obtén instrucciones específicas de tu médico o terapeuta. Asegúrate de seguir esas instrucciones al pie de la letra.

Más galerías de fotos



Escrito por m.l. rose | Traducido por arcelia gutiérrez