Ejercicios de respiración de "respiración de fuego"

La respiración de fuego es una pranayama, o técnica de respiración, donde respiras rápida, rítmica y continuamente a través de tu nariz con igual énfasis en tus inhalaciones y exhalaciones. El poder se da en el centro de tu ombligo -justo debajo del mismo- y tu plexo solar -apenas sobre tu ombligo. Como esta es considerada una pranayama avanzada, date tiempo y recibe instrucción experta para aprender la técnica apropiada.

Consideraciones

Es mejor trabajar con un maestro para aprender la pranayama, ya que estos ejercicios pueden ser bastante poderosos. El mejor momento para practicar es la mañana o dos a tres horas después de una comida. Deja de practicar la respiración de fuego si te sientes mareado o incómodo. Consulta con un profesional médico antes de practicar si tienes presión alta, enfermedades cardiovasculares, una úlcera, epilepsia o una hernia. Evita la respiración de fuego si estás embarazada o menstruando.

Beneficios

Según el Kundalini Research Institute, la respiración de fuego oxigena y purifica tu sangre. La práctica regular puede desarrollar capacidad pulmonar, limpiar tu sistema respiratorio, equilibrar tus sistemas nerviosos simpático y parasimpático, calentar tu cuerpo para aumentar la energía, mejorar tu sistema inmunológico, desarrollar la concentración, reducir los impulsos adictivos y mejorar tu sentido de bienestar. Piensa en la respiración de fuego como una afinada de tu sistema para que todas las partes funcionen armoniosamente juntas.

Preparación

Antes de practicar la respiración de fuego, familiarízate con la respiración abdominal, también conocida como respiración diafragmática, y la respiración ujjayi, también conocida como respiración del océano por el sonido que crea. Para prepararte para la respiración de fuego, siéntate en una posición cómoda, preferentemente en el piso, con tu columna vertebral y cuello estirados hacia arriba, tus hombros caídos y relajados, tu pecho elevado y tu barbilla un poco hacia atrás para alinear tu columna con la parte trasera de tu cabeza. Deja descansar tus manos sobre tus piernas y relájate.

Técnica de respiración de fuego

Empieza realizando algunas respiraciones profundas. Inhala y exhala rápidamente a través de tu nariz. Mantén el largo de tu inhalación y exhalación iguales. Inhala relajando tu abdomen hacia afuera, y exhala llevando tu panza hacia dentro para sacar el aire de tu nariz. Concéntrate en aspirar rápidamente. Después de un poco de práctica, tu abdomen debería sentirse como si estuviera moviéndose con esfuerzo. Practica entre uno y tres minutos. Descansa si sientes la respiración sólo en tu nariz.

Diferencias

La respiración de fuego difiere de la técnica de respiración llamada kapalabhati, o respiración energizante, porque esta última enfatiza la exhalación. Otra pranayama comúnmente confundida es la bhastrika, o respiración de fuelle, que implica pompear activamente tu estómago hacia dentro y hacia fuera a medida que inhalas y exhalas.

Más galerías de fotos



Escrito por lorraine shea | Traducido por maría marcela mennucci