Ejercicios de respiración para rehabilitación pulmonar

Como paciente con una condición pulmonar, estás aprendiendo nuevos ejercicios de respiración que sirven para aumentar tu capacidad pulmonar. Si sufres de asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o enfisema, los pulmones se ven afectados, lo que afecta tu capacidad de respirar, junto con tu capacidad de vivir un estilo de vida activo.

Método Papworth

Este método fue desarrollado en el Hospital Papworth en Inglaterra e incluye elementos de respiración diafragmática, de relajación y ejercicio, de acuerdo con Fred Poco de Health Central. Aunque este método ha sido desarrollado para ayudar a los pacientes con asma, también se utiliza para ayudar a los pacientes con otros trastornos de respiración. Debido a la importancia del Método Papworth en la reducción de los niveles de estrés, los pacientes asmáticos pueden mejorar sus síntomas de asma a largo plazo, de acuerdo con Little, debido a las técnicas de relajación enseñadas a los pacientes. El método Papworth utiliza tanto la respiración integral como ejercicios de terapia física que involucran la respiración diafragmática, la respiración nasal y un patrón de respiración que ayuda al paciente a adaptarse a su actividad actual por medio de relajación. El entrenamiento de la relajación se utiliza junto con la educación para que el paciente reconozca los síntomas tempranos de estrés y haga de los ejercicios una parte de su vida diaria.

Respiración PLB

La respiración PLB es otro método que los pacientes en rehabilitación pulmonar pueden aprender para lidiar con la falta de aliento. La PLB ayuda a expulsar el aire viejo - lleno de dióxido de carbono - de los pulmones y ayuda a relajarse, así como durante el ejercicio. Para este ejercicio, hay que sentarse o estar de pie, relajar la parte superior del cuerpo y respirar por la nariz. Cuenta hasta dos. Entonces arruga o frunce tus labios y sopla suave y lentamente contando hasta cuatro. Repite este ejercicio durante uno o dos minutos. Puedes utilizar el método PLB para ayudarte a recuperar el aliento o para ganar control sobre tu respiración, según Know EPOC.

Tos forzada

Los pacientes con asma y EPOC despiertan con moco acumulado en los pulmones, lo que interfiere con la respiración fácil. La técnica de tos forzada puede ayudar a expulsar la mucosidad. Para realizar este ejercicio, siéntate en una silla cómoda con los pies en el suelo. Inclina la cabeza ligeramente hacia adelante. A continuación, respira profundamente, empujando el diafragma hacia fuera e inhala tanto aire como sea posible. Aguanta la respiración y cuenta hasta tres, si eres capaz de hacerlo. Abre la boca y tose dos veces en un pañuelo de papel para escupir el moco. Repite una o dos veces según sea necesario.

Respiración desde el diafragma

Cuando desarrollas problemas respiratorios, es más difícil utilizar el diafragma, por lo tanto se ha vuelto más débil. Al respirar correctamente, utilizando el diafragma, los pulmones se pueden expandir y esto te permitirá tomar más oxígeno, según Saber EPOC. Para respirar desde el diafragma, relaja la parte superior del cuerpo, especialmente los hombros, y pon una mano sobre el abdomen. Respira por la nariz y haz que tu abdomen se desplace hacia fuera. A continuación, empuja los músculos abdominales y exhala por el método de PBL. Ve si tu abdomen vuelve a bajar. Repite este ejercicio tres veces y descansa durante dos minutos entre repeticiones. Lo mejor es tratar de hacer este ejercicio varias veces al día.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por mariana perez