Ejercicios de respiración para nadar

La respiración es la parte de la carrera donde la técnica de muchos nadadores se rompe. La práctica la hace permanente, así que utiliza los siguientes ejercicios de natación para arraigar una mejor técnica en tu respiración libre. Mientras que aprendes una nueva técnica, usa aletas de entrenamiento hasta que estés lo suficientemente cómodo con los ejercicios y que te puedes concentrar en tu técnica sin ellas.

Brazadas de costado

Este ejercicio te enseña a respirar de costado. Acuéstate sobre tu lado izquierdo con el brazo izquierdo (inferior) que se extienda por encima de tu cabeza y tu brazo derecho (arriba), descansando a tu lado. Gira la cabeza de modo que estés buscando más allá de tu axila izquierda en la parte inferior de la piscina. Mantén tu ombligo mirando hacia la pared, no el techo o la parte inferior de la piscina. Comienza a dar patadas, presionando tu axila izquierda hacia el fondo de la piscina para mantener las caderas hacia arriba (el hombro derecho se mantiene justo por encima de la superficie). Exhala mientras que tu cara está bajo el agua. Cuando necesitas un respiro, gira suavemente la cabeza para mirar por encima de tu hombro derecho. Inhala, luego vuelve tu rostro hacia la parte inferior. Cuando llegas al final de la piscina, repite el ejercicio en tu lado derecho.

Brazadas con un brazo

Al respirar lejos de tu brazo en movimiento, este ejercicio te enseña a mantener el equilibrio mientras respiras. Imagina que alguien ha atado tu brazo derecho a tu cintura, y nada estilo libre, sólo brazaleando con el brazo izquierdo. Para practicar la respiración, pretende que la barbilla está pegada a tu hombro derecho (no brazaleando). Mientras que el brazo izquierdo se recupera por encima del agua, mira al final de la piscina por encima de tu hombro derecho. A medida que tu brazo izquierdo entra en el agua, usa la resistencia para girar sobre tu lado izquierdo. Sigue buscando sobre tu hombro derecho, y tu cara, naturalmente, girará fuera del agua mientras ruedas sobre tu lado izquierdo. Cuando el brazo de la natación está de vuelta en tu cadera, gira sobre tu lado derecho (y cara) de nuevo bajo el agua y exhala cuando tu brazo se recupera. Te puede ayudar imaginar que hay una barra desde la corona de la cabeza hasta el cóccix en torno al cual giras. Al llegar a la pared, vuelve, brazaleando con tu brazo derecho.

Respiración bilateral

La respiración bilateral es cuando respiras en un número impar de brazadas para que termines respirando a ambos lados. Por ejemplo, la respiración de tres golpes sería la izquierda, derecha, izquierda y respirar, derecha, izquierda, derecha y respirar ... y así sucesivamente. La respiración bilateral puede ser suficiente para restablecer los malos hábitos que has desarrollado. Si no puedes respirar en ambos lados, primero practica la respiración en el lado "equivocado" durante el calentamiento y relaja. Una vez conseguido eso, practica la respiración de tres golpes en tus entrenamientos. Como siempre, recuerda exhalar mientras que la cara está en el agua.

Más galerías de fotos



Escrito por claire lunardoni | Traducido por florencia melloni