Ejercicios de respiración para dejar de roncar

Tener que soportar los sonidos fuertes y ruidosos de los ronquidos de tu cónyuge puede hacer que dormir al lado de un oso sea un sueño hecho realidad. El ronquido se produce con mayor frecuencia cuando los músculos relajados y los tejidos blandos de la garganta y de la boca estrechan el paso del aire en las vías respiratorias durante el sueño. Los remedios no quirúrgicos para el ronquido incluyen ejercicios que fortalecen los músculos de la garganta y de la lengua, mientras promueven la respiración nasal profunda.

Estiramientos de lengua

Relajar la lengua durante el sueño puede reducir los pasajes de tus vías respiratorias y bloquear parcialmente la circulación del aire. Esto a menudo resulta en un ruido sordo y molesto, debido a que la lengua vibra contra los tejidos de la garganta durante la respiración. Respirar profundamente y hacer estiramientos de lengua todos los días puede minimizar este tipo de ronquido y aumentar el flujo de aire por los músculos de la garganta acondicionados para permanecer en posición firme mientras duermes. Estira tu lengua diariamente logrando varias repeticiones y extiéndela hacia abajo y hacia arriba, de manera que intentes ampliarla como si quisieras alcanzar tu lengua y nariz.

Desbloqueo nasal

De acuerdo al fallecido médico ruso Konstantin Buteyko, entrenar tu cuerpo para respirar menos es la clave para sofocar el ronquido asociado a la congestión nasal. Los conductos nasales bloqueados a menudo resultan en ronquidos que provienen de la garganta y del paladar debido a un exceso de acumulación de líquido en los tejidos de la garganta y a la hiperventilación. Buteyko afirmó que los pasajes generalmente se bloquean con un exceso de respiración. El condicionamiento de tu cuerpo a respirar profundamente por la nariz durante todo el día puede aliviar los espasmos de la garganta y la arritmia respiratoria que desencadena el ronquido nasal por la noche.

Alineación de la mandíbula

Tensar los músculos de la mandíbula presiona el paso de aire, que a menudo se traduce en que los tejidos de la garganta se abren y se provocan los ronquidos. El Dr. George Lewkovitz del sitio web Snoring.com.au dice que el flujo de aire se incrementa cuando se alinea la mandíbula correctamente, o se coloca la mandíbula inferior y la lengua hacia adelante. Respirar de manera profunda e imitar la manera en que masticas la goma de mascar de varias veces al día produce este efecto. Al sobresalir la mandíbula inferior hacia fuera y más allá de la mandíbula superior, mostrando los dientes, por 10 segundos de cinco a 10 veces al día también es beneficioso.

Más galerías de fotos



Escrito por johnalee johnston | Traducido por xochitl gutierrez cervantes