Ejercicios para relajar el cuello

Tanto como el 10 por ciento de la población sufre de dolores en el cuello en algún momento, informan los médicos de Ut To Date for Patients. Las causas para el dolor de cuello varían ampliamente y pueden ir desde una artritis o un nervio pinzado hasta un desgarro muscular o una lesión en los ligamentos. La mayoría de los dolores de cuello pueden resolverse con ejercicios simples diseñados para relajar los ligamentos. del cuello.

Inclinación

Es importante mantener un rango de movimiento en el cuello para mantenerlo relajado y sin dolores. A no ser que hayas sido diagnosticado con un nervio pinzado, doblar el cuello todos los días puede ayudarte a mantener los músculos sueltos. Este ejercicio se debe realizar a la mañana cuando te despiertas y al final del día antes de acostarte. Dobla el cuello suavemente inclinando tu cabeza hacia adelante hasta que el mentón toque tu pecho. Mantén la posición por unos segundos e inhala profundamente. Levanta lentamente la cabeza mientras exhalas y repite 10 a 15 veces.

Girando

A menudo el cuello se endurece cuando los hombros están tensos. Para aliviar la rigidez de los músculos de los hombros, intenta giros de hombros que puedan realizarse sentado o parado. Presiona los brazos contra los costados con los codos a 90 grados. Luego presiona los omóplatos sin mover los brazos de los lados. Gira los hombros hacia atrás 15 a 20 veces en esta posición y luego cambia los movimientos y gíralos hacia adelante.

Inclinación

Los músculos del cuello y los tendones deben estar aislados para tener el mayor beneficio de los ejercicios de relajación. Cuando realizas ejercicios de inclinación, intenta mantener los hombros quietos y utilizar sólo los músculos del cuello. Sentado o parado, gira la cabeza a la derecha, mantén por varios segundos y luego gírala a la izquierda. Detente por unos segundos antes de cada giro y repite 10 veces de cada lado. Luego inclina la cabeza a un lado, intentando tocar tu hombro con la oreja. Mantén por varios segundos y repite para el otro lado.

Empuje

El calor puede ayudarte a aliviar un cuello rígido y los médicos de la Pain Clinic recomiendan que los pacientes realicen ejercicios de relajación de cuello mientras toman una ducha caliente. Deja que el agua pase por la nuca mientras realizas los ejercicios de empuje que relajarán los músculos de la parte trasera de tu cuello. Inclina tu cabeza hacia adelante y coloca ambas manos en la parte trasera de tu cabeza. Presiona suavemente para que puedas sentir un tirón adicional bajando de la parte inferior de tu columna. Mantén la posición por un minuto sin moverte. Levanta tu cabeza y luego inclínala a la derecha y bájala, presionando la parte trasera de tu cabeza con tus manos para sentir un estiramiento adicional en otras partes de tu cuello. Entonces puedes repetir esto del otro lado durante otro minuto.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por sebastian castro