Ejercicios de relajación de ojos

Los síntomas de tensión ocular incluyen picazón, quemadura y dolor, ojos secos o vidriosos o visión borrosa. Los ojos cansados pueden volverse sensibles a la luz o los párpados pueden comenzar a cerrarse. Los ejercicios simples y el descanso pueden aliviar a los síntomas de los ojos cansados. Los síntomas más severos de los problemas con los ojos como dolores de cabeza, visión doble o un cambio en la visión, podrían requerir la atención de un médico.

Rotación de los ojos

La división de salud y seguridad ocupacional (Division of Occupational Health and Safety) ofrece ejercicios de relajación de los ojos, incluyendo el movimiento de los ojos. Siéntate recto con el mentón nivelado. Sin mover tu cabeza, gira los ojos hacia arriba lentamente y luego hacia abajo tres veces. Cierra los ojos y realiza el ejercicio nuevamente. Levanta la mirada nuevamente a nivel, luego mira lentamente hacia la izquierda y lentamente hacia la derecha tres veces cada una.

Ejercicio de respiración profunda

El sitio web de la clínica Mayo recomienda la respiración profunda mientras mantienes la cabeza en tus manos. Con los codos en la mesa o el escritorio, las palmas hacia arriba, deja que tu cabeza caiga en tus manos con las cejas apoyadas en las palmas. Los dedos deberían apuntar hacia tu frente. Relaja tu cuerpo y deja que tu peso caiga hacia adelante. Respira profundamente a través de la nariz y mantiene por 15 a 30 segundos, luego exhala. Repite varias veces por día.

Presión de los ojos

Presiona los ojos cerrados lo más que puedas y mantenlos cerrados por tres segundos, luego ábrelos bien rápidamente. Pestañea algunas veces y repite cinco veces. Este ejercicio causa que los músculos de los ojos se relajen y pueda ayudar a aliviar la tensión de los ojos.

Palmas

Este es un remedio de yoga para relajar los ojos. Siéntate en el suelo con las rodillas dobladas y frota las palmas juntas para calentarlos. Cierra los ojos, coloca los codos en las rodillas y coloca las manos sobre tus ojos. Los dedos deberían cruzar por la frente. Deja que el calor de las manos llegue a los ojos mientras respiras profundamente por un minuto. Continúa hacia arriba gradualmente respirando cada vez más profundo y con intervalos para las manos.

Más galerías de fotos



Escrito por audrey lynn | Traducido por sebastian castro