Ejercicios para la rehabilitación de la rodilla después de una cirugía del LCA

Las lesiones del ligamento cruzado anterior o LCA (por sus siglas) afectan a cientos de miles de personas en los EE.UU. cada año. Debido a que este ligamento es clave para la estabilidad de la articulación de la rodilla, con frecuencia se requiere cirugía para reparar graves rupturas del LCA. Después de la cirugía, los ejercicios de rehabilitación fortalecen tus músculos y se agrupan en fases. El marco de tiempo para cada fase depende del material utilizado para reconstruir el ligamento desgarrado y la opinión de tu médico.

Primera fase

Los ejercicios de rodilla generalmente comienzan una semana después de la cirugía, bajo la dirección de un terapeuta físico. Los ejercicios de rango de movimiento se llevan a cabo para aumentar la capacidad de flexión en la articulación de tu rodilla. Este movimiento es a menudo difícil después de la cirugía de LCA, ya que tu pierna puede estar en un corsé con la rodilla en una posición recta la mayor parte del tiempo durante varias semanas. En general, el objetivo es doblar la rodilla a 90 grados a las 4 semanas después de la cirugía. Si la rodilla no se endereza completamente, se añadirán ejercicios para hacer frente a esto también. Los primeros ejercicios de la rodilla también se centran en el fortalecimiento de los músculos del cuádriceps, los músculos grandes a lo largo de la parte frontal del muslo. Este grupo muscular es la clave para caminar seguro y es débil en el postoperatorio inmediato. Los ejercicios de fortalecimiento de los cuádriceps se realizan mientras estás sentado o acostado para evitar poner peso sobre la pierna.

Segunda fase

Los ejercicios de la segunda fase generalmente comienzan entre 4 a 6 semanas después de la cirugía. Los ejercicios de rodilla se realizan en posición de pie. Las bandas de resistencia y pesas de tobillo a menudo se utilizan para agregar resistencia a los ejercicios de fortalecimiento de la rodilla. Debes continuar con los ejercicios de rango de movimiento para lograr la mayor flexibilidad posible de la rodilla. Hacer bicicleta estacionaria es común, mejora la resistencia y el aumento de la movilidad en la articulación de tu rodilla. Los ejercicios de equilibrio, como pararse en un pie, también se incorporan en esta fase.

Tercera fase

Los ejercicios de la segunda fase generalmente continúan en la tercera fase, que progresa la resistencia para hacer los ejercicios más difíciles. Esta fase suele comenzar alrededor de 8 semanas después de la cirugía. Otras máquinas de ejercicio, como una escalera de pasos o la máquina elíptica, con frecuencia se introducen en este momento de tu rehabilitación. Los ejercicios de rodilla también incluyen sentadillas, press de piernas y step-ups, aumentando gradualmente la altura del escalón. También se puede agregar correr en la piscina y nadar.

Cuarta fase

La fase final de los ejercicios de rehabilitación de la rodilla después de la reparación del LCA comienza en algún lugar entre el 4 y 6 meses después de la cirugía. Durante esta fase, los ejercicios de la rodilla incluyen saltos, carreras de velocidad y otros, los movimientos de alta velocidad específicos del deporte. Tu cirujano puede retrasar los ejercicios de pivote hasta 6 a 9 meses después de la cirugía para disminuir el riesgo de volver a lesionarte. También es posible que tengas que usar de forma temporal o permanente una rodillera personalizada durante las actividades deportivas para proteger aún más tu ligamento reparado de volver a lesionarse.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por florencia melloni