Ejercicios de rehabilitación para una fractura en la tibia o el peroné

Sientes que viste en cámara lenta cómo sucedía. Mientras corrías para alcanzar el autobús, sentiste que tu pierna se retorcía de manera extraña en el proceso. Ahora llevas una escayola. Una caída semejante puede resultar en una fractura en la tibia, que es el hueso que va desde tu rodilla hasta tu tobillo, o en una fractura en el peroné, que está debajo de la tibia justo por encima del tobillo. Una vez que la escayola es removida, deberás fortalecer tu pierna con ejercicios de rehabilitación.

Cuándo puede comenzar la rehabilitación

Inmediatamente después de una lesión en la tibia o el peroné, el doctor querrá que tomes las cosas con calma por el tiempo suficiente para que tu hueso comience a curarse, lo cual puede tomar de seis a ocho semanas. Si la fractura requirió cirugía, incluso pueden pasar 12 semanas hasta que tu doctor te haga comenzar un programa de rehabilitación. Según Rebecca Peterson, una asistente de fisioterapia en Pocatello, Idaho, que tiene una licenciatura en ciencias del ejercicio, es frecuente que comiences con movimientos asistidos aproximadamente dos veces por semana durante el tiempo de inactividad anterior a la rehabilitación para reducir la rigidez.

Primero la flexibilidad

Cuando visitas a un fisioterapeuta y comienzas a ejercitar tu pierna, no empezarás usando pesas u otra resistencia. Lo primordial es mejorar tu flexibilidad y movilidad sin causar otra lesión. Tu fisioterapeuta te asistirá con ejercicios manuales, moviendo tu tobillo hacia adelante y hacia atrás con sus manos, doblando y estirando tu rodilla, flexionando tu pantorrilla y estirando tu tendón de Aquiles en el proceso. El terapeuta también podría hacerte trabajar con una tabla de equilibrio mientras estás sentado en una silla, haciéndote mover hacia adelante y hacia atrás y de lado a lado con tus pies, haciendo movimientos lentos y controlados.

Ejercicios para rehabilitación

Cuando tu flexibilidad y movilidad comiencen a mejorar, tu doctor recomendará que hagas ejercicios para fortalecer tu pierna. Tu fisioterapeuta comenzará con poca o ninguna resistencia, dependiendo de la fuerza de tu pierna y de lo que puedas tolerar. Incluso puede usar bandas de resistencia en vez de peso. Algunos de los ejercicios útiles que tu terapeuta puede hacerte hacer luego de una fractura en la tibia pueden ser sentadillas (squats) con una pierna sobre la pared, levantar las piernas (leg lifts) y hacer flexiones de piernas (leg curls), todos ellos usando tu pierna lesionada. Los ejercicios para hacer después de una fractura en el peroné pueden incluir movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj y en el sentido contrario con tu tobillo lesionado y flexiones hacia arriba y hacia abajo y de lado a lado. Usualmente comenzarás trabajando suavemente, con sólo 10 repeticiones de cada ejercicio al principio.

La ayuda de la hidroterapia

Ejercitar en la piscina ayuda a rehabilitar tu pierna luego de una lesión en la tibia o el peroné, ya que el agua reduce la presión de la gravedad sobre tu pierna y al mismo tiempo provee la resistencia que te ayudará a ganar fuerza. Tu fisioterapeuta puede o no tener una piscina, así que puede recomendarte algunos ejercicios para que hagas en la piscina pública. Estos pueden incluir saltos de tijera (jumping jacks) en una profundidad de agua que te llegue hasta el hombro, aferrarte al borde de la piscina y patear con tus piernas, usar una tabla de natación (kickboard) para impulsarte a lo largo de la piscina y trotar en el agua con una profundidad hasta tu pecho u hombros usando un cinturón con pesas para ayudarte a mantenerte erguido.

Más galerías de fotos



Escrito por elle di jensen | Traducido por azul benito