Ejercicios de rehabilitación para esguinces de la parte media del pie

La articulación de Lisfranc es una pieza en la parte media del pie que te permite doblarlo al caminar. De acuerdo con la American Academy of Family Physicians, la articulación recibe su nombre por el cirujano francés Jacques Lisfranc quien desarrolló una técnica de amputación en el ejército de Napoleón para remover la gangrena una vez que esta llegaba a los dedos del pie. Un esguince en la parte media del pie o una lesión en esta articulación generalmente son mal diagnosticadas. La detección correcta puede llevar a una rehabilitación más rápida.

Rehabilitación temprana

Una vez diagnosticado, la inmovilización del pie es recomendada. Recibirás un yeso corto con el que puedas caminar o un dispositivo ortopédico removible para que ocasionalmente soporte la mayor parte de tu peso. El tratamiento temprano del esguince en la parte media del pie involucra una baja estabilidad. Si pones peso en la articulación lastimada, puede causar inestabilidad permanente. Con tu pie envuelto, puedes moverte con la ayuda de muletas o una andadera. Caminar y los ejercicios de fortalecimiento de piernas para las primeras cuatro a seis semanas te ayudan a mantener tu movilidad. Menea tus dedos del pie con regularidad mientras tengas el yeso para mantener una buena circulación.

Ejercicios de estiramiento

Una vez que te quiten el yeso, debes de comprometerte con un patrón estricto de ejercicios de estiramiento cada mañana y a lo largo del día para mantener la agilidad de tu pie y prevenir la rigidez. Incluso antes de salir tu cama, estira la parte suprior de pie al apuntar tus dedos del pie hacia abajo mientras permaneces recostados. Mantén el movimiento sin botar tu pie durante 10 segundos, relaja tu pie y repite el movimiento tres veces. Mueve lentamente tu pie de lado a lado. Estírate para alcanzar y agarrar la parte de atrás de la parte superior de tu pie y jalarlo lentamente hacia tu cuerpo. Nuevamente mantén el movimiento por 10 segundos, relaja tu pie y repite. Realiza los ejercicios de estiramiento de pie al menos dos veces más durante el día.

Ejercicios de estiramiento de piernas

Es importante fortaleces los músculos de la pierna conforme continua la rehabilitación para proveer soporte adicional a tu pie debilitado. Utiliza pesas para tobillos para añadir resistencia y construir fortaleza en los músculos superiores e inferiores de la pierna. Ata una pesa de una libra (450 gramos) a tu tobillo y recuéstate en piso boca arriba. Con tus piernas estiradas, levanta una tan alto como puedas, mantén tu pierna unos segundos y bájala. Repite el movimiento 10 veces. Haz el ejercicio con la otra pierna. Utiliza una pelota de estabilidad para añadir intensidad. Recuéstate boca abajo en la pelota y balancéate colocando tus manos en el piso frente a ti. Lentamente levanta una pierna, mantenla en el aire, relaja y repite. Repite el movimiento con la otra pierna. Una vez que hayas ganado fortaleza, realiza movimiento hacia atrás para tus piernas con pesas para tobillos.

Ejercicios de la parte baja de la pierna

Mientras sigas en recuperación, puedes encontrar que algunos deportes de alto impacto y algunos ejercicios te pueden causar dolor en la parte media del pie. De acuerdo con el Institute for Orthopaedics and Sports Medicine, un esguince en la parte media del pie es una lesión grave que te puede impedir participar en un gran número de actividades de alto impacto. Ejercicios que fortalecen tus pantorrillas y espinillas te mantendrán con movilidad. Intenta el parado de estiramiento de pantorrillas al colocarte frente a una pared a unas 6 a 12 pulgadas (15 a 30 centímetros) de distancia con tus pies separados a la altura de tus hombros. Coloca tus manos en la pared. Levanta tus talones del piso colocando soportando tu peso y balanceándote en la pared. Exhala mientras tu levantas e inhala al baja los tobillos. Repite el ejercicio 10 veces.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por héctor muñoz