Ejercicios de rehabilitación de cadera post ORIF

La cadera es una articulación esférica es es susceptible a fracturas. Estas lesiones óseas usualmente afectan a las personas mayores y suelen ser resultado de caídas. Las fracturas de cadera también tienen lugar entre la población más jóvenes debido a traumas, como una accidente vehicular o una caída de una superficie alta. Las fracturas de cadera en los adultos mayores tienen a tener lugar cerca de la parte esférica de la articulación, usualmente requiriendo una cirugía para reparar el hueso. La rehabilitación con un fisioterapeuta empieza poco después de la cirugía para restaurar el movimiento y la función de la cadera.

ORIF

La cirugía de reducción abierta y fijación interna, u ORIF (según sus siglas en inglés), es una técnica quirúrgica frecuentemente usada para tratar fracturas de cadera. Se realiza usualmente entre 1 y 2 días después de la lesión. Se hace una incisión, generalmente en la parte exterior del muslo superior, y se cortan los músculos para exponer el hueso lesionado. Se colocan tornillos y clavos en el hueso para unir los trozos rotos y permitir que sanen.

Fase uno

Los ejercicios de rehabilitación después de una cirugía ORIF suele tener lugar en fases. Los ejercicios de la fase uno podrían empezar el día después de la cirugía para impedir que los músculos se endurezcan. Después de una cirugía ORIF de cadera, tu doctor podría limitar la cantidad de peso que puedes poner en tu pierna lesionada durante varias semanas. Por esta razón, los ejercicios de la fase uno se realizan recostado o sentado. Las bombas de tobillo (ankle pump) -flexionar tu pie hacia abajo y hacia arriba repetidamente- aumenta el flujo sanguíneo en tu pierna. Esto ayuda a disminuir tu riesgo de desarrollar un coágulo de sangre en tu pierna inferior mientras tu movilidad está limitada. Los ejercicios de fortalecimiento se realizan para tu tobillo y rodilla en el lado lesionado. Los ejercicios de rango de movimiento se realizan para que la articulación de tu cadera no se vuelva demasiado inflexible. Sin embargo, el terapeuta podría mover tu cadera por ti para proteger los músculos que fueron cortados durante cirugía.

Fase dos

Los ejercicios de rehabilitación de la fase dos se enfocan en aumentar el soporte de peso en tu pierna lesionada. Esta fase usualmente empieza alrededor de dos semanas después de la cirugía ORIF. Podrán realizarse ejercicios parado usando barras paralelas, permitiéndote sostener algo de peso con tus manos. Los ejercicios de cambio de peso implican aumentar lentamente la cantidad de presión en tu pierna lesionada, hacia delante, hacia atrás y hacia los costados. Los ejercicios de la fase dos suelen continuar con bandas de resistencia o tobilleras con pesas.

Fase tres

Los ejercicios de rehabilitación de la fase tres empiezan alrededor de seis semanas después de la cirugía. Para entonces, probablemente podrás colocar tu peso total sobre tu pierna lesionada. Se realizan ejercicios de equilibrio para prepararte para caminar sin bastón ni caminador y en un terreno desparejo. Los ejercicios de fortalecimiento se realizan a continuación para ayudarte a subir escaleras y simplificar movimientos como para salir y entrar en un auto o en la ducha. Los ejercicios de resistencia, incluyendo la bicicleta fija, actividades en piscina o en escalador reclinado, son incorporados en tu programa y podrían continuar como parte de tu plan de ejercicio a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por aubrey bailey | Traducido por maría marcela mennucci