Ejercicios para reducir la hinchazón del linfedema

El linfedema, que es una condición común en pacientes de tratamiento del cáncer, se puede reducir y mejorar con el ejercicio. Ocurre cuando el líquido linfático se acumula en ciertas áreas del cuerpo y causa hinchazón. El ejercicio es beneficioso porque la acción ayuda a empujar la linfa a través de los vasos linfáticos para que se drene. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier ejercicio que pueda ayudar u obstaculizar tu condición médica y de salud.

Mueve el cuello y la cara

Reduce la inflamación en la cabeza y el cuello con un rango de ejercicios en movimiento. Mueve tu cuello hacia arriba mirando hacia el techo y hacia abajo, metiendo la barbilla hacia el pecho. Gira el cuello hacia la izquierda para mirar por encima del hombro, vuelve a comenzar y luego gira para mirar por encima de tu hombro derecho. Repite cada ejercicio 10 veces a un ritmo suave para evitar forzar el cuello. Ejercita los músculos faciales, abriendo y cerrando la boca, así como sonriendo y frunciendo el ceño porque esto también puede ayudar a drenar el exceso de líquido de los tejidos de la zona.

Ejercita los brazos

Las pacientes que tienen cáncer de mama son propensos a linfedema en los brazos y en el pecho después de la cirugía y del tratamiento. Levanta el brazo encima de la cabeza y la espalda baja, detrás de la espalda y hacia los lados. Otros ejercicios incluyen colocar tu mano detrás de tu espalda, flexionar y extender la muñeca y hacer un puño apretado. Comienza con ejercicios para el hombro y sigue con ejercicios para el codo, la muñeca y la mano. Haz de 10 a 15 repeticiones de cada ejercicio y de dos o tres series por día.

Drena las piernas

Los ejercicios para reducir el linfedema en las piernas incluyen mover los tobillos, las rodillas y las caderas. Las bombas de tobillo son esenciales para la reducción de la inflamación en los pies, los tobillos y las pantorrillas. Mueve los tobillos hacia arriba y hacia abajo y los pies en punta hacia ti y lejos de ti. Por otra parte, las piernas deben estar elevadas, mientras estés sentado o en reposo para drenar el exceso de líquido. Otros ejercicios incluyen patadas de rodilla, marcha y flexión y extensión de la cadera. Repite cada ejercicio de 10 a 12 veces durante dos o tres sets.

Considera esto

Todos los ejercicios para el linfedema deben ser prescritos o autorizados por un médico y/o fisioterapeuta. No intentes o ni continúes los ejercicios que sean incómodos o que empeoren el dolor, ya que esto podría causar más complicaciones de salud. Habla con tu terapeuta físico sobre el uso de medias o ropa de compresión, ya que también ayuda a reducir el exceso de inflamación.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por katherine bastidas