Ejercicios para reducir la compresión de la columna vertebral

La compresión de la columna vertebral es causa potencial de dolor de espalda. Se produce cuando los discos intervertebrales se hacen más pequeños. Estos discos son almohadillas de cartílago y líquido que amortiguan la columna vertebral. Durante la compresión el líquido es forzado a salir de los discos reduciendo su espesor. Los autores de un estudio publicado en abril de 2010 en el "Journal of Biomechanics" encontraron que las actividades cotidianas pueden contribuir a la compresión de la columna vertebral. En otro estudio publicado en "The Iowa Orthopeadic Journal" en el año 2004 se encontró que simplemente sentarse puede comprimir la columna vertebral. La realización de ejercicios específicos puede ayudar a los discos a retener los líquidos y reducir la compresión de la columna vertebral, resultando en alivio del dolor.

Estiramiento general de la columna vertebral

Como su nombre indica, un estiramiento general de la columna vertebral sirve para relajarla en toda su longitud. Estando sentado, el estiramiento general de la columna vertebral consiste en elevar los brazos por arriba de la cabeza con los dedos entrelazados y las palmas hacia arriba. Esta maniobra resulta beneficiosa como inicio de una sesión de estiramiento. Te permite percibir las zonas tensas de la columna vertebral y que requieren la mayor atención. Este estiramiento aumenta el flujo sanguíneo y te hace sentir más alerta y es bueno para las personas de todas las edades.

Estiramiento de gato

El estiramiento del gato también involucra toda la columna vertebral. Este estiramiento requiere que te pongas a gatas mientras arqueas la espalda hacia arriba. Las personas que sufren de problemas de rodilla, muñeca u hombro podría tener dificultades para hacer esta postura. Concentrarte en la respiración es una parte importante de este movimiento. Interrumpe el ejercicio de inmediato si sientes alguna molestia durante este.

Postura del niño

La postura del niño es un ejercicio de yoga. Esta postura también se puede utilizar para estirar toda la columna vertebral, a pesar de que se centra más en la zona inferior de la espalda. Aunque es una postura suave la mayor parte de tu peso está sobre las rodillas, las pantorrillas y los tobillos; quienes tengan problemas en estas zonas deben proceder con cautela. No hagas este estiramiento durante el embarazo.

Rodillas al pecho

Este ejercicio es bueno para quienes tienen problemas para levantarse de la cama debido al dolor de espalda. Antes de tratar de incorporarte al despertar, puedes realizar este estiramiento para aflojar los músculos que se unen a lo largo de la columna vertebral y las caderas. Cuando se realiza correctamente, fortalece tus músculos abdominales que estabilizan el núcleo y ayudan a mantener una columna vertebral sana. No hagas este estiramiento si estás embarazada.

Advertencias

Si alguno de estos ejercicios te causa dolor o malestar, para inmediatamente. Si sabes o sospechas que tienes compresión de la columna vertebral y el dolor ha persistido por más de 3 meses, consulta a tu médico. Si te sientes entumido o padeces del intestino y de la vejiga, ve a un hospital para descartar una afección más grave.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. adrienne mcleod | Traducido por sergio mendoza